Haciendo una brocheta de deseos

Pregunta: Tengo una pregunta acerca de desconectarse de esta vida. Lo que pasa es que el deseo por el Creador lleva a la persona fuera de la corporalidad. Parece como si yo me forzara a mi misma a amar a mi hijo, esposo, familia e ir al trabajo porque así se supone que es. Se siente como un juego. Para una mujer es un tormento interminable, es decir que internamente, tu estas en un estado de deseo, pero vives en este mundo es como si estuvieras jugando un juego.

Respuesta: De hecho, así es. La persona no puede romperse entre los dos, tres, o cinco deseos, ya que el deseo puede ser solo uno. Entonces ¿Cuál es la solución?

Escuché la misma pregunta de un hombre y una mujer parecidos: “¿Como sigo adelante sin perder el deseo por este mundo, mi trabajo, familia y la importancia por el otro? ¿Cómo puedo continuar con todo esto si un enorme deseo consume, presiona o anula al más pequeño?

Esto ocurre si tú no los unes y aceptas que todos estos deseos vienen de la misma fuente. Tú tienes que reunir, conectar y hacer tal “mezcla” con ellos que se borren enteramente todas las diferencias. El deseo por el hijo, el marido, el Creador, el grupo, los padres y el propósito mismo de la creación, deben estar unidos. Esto tiene que “sesgar” todos los deseos como en una brocheta.

Si este no es el caso, entonces tu trabajo no es edificante y no eres saludable en tu deseo. Esto no lo hará ya que se nos dan tal diversidad de deseos en nuestro mundo para que nosotros los jalemos juntos y los veamos como uno solo.

(45501 – De la Lección 7, Convención en Moscú del 6/10/11)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta