La materia tejida del deseo por medio de la Luz

Baal HaSulam, El Estudio de las Diez Sefirot, parte 1, “Histaklut Pnimit” (reflexión interior), ítem 36: El deseo de recibir es la sustancia de la esencia… nombramos la primera forma en la esencia con el nombre de “la primera sustancia en la esencia”, puesto que no tenemos ningún alcance o percepción de ninguna sustancia.

Hay cinco tipos de sensaciones: vista, oído, olfato, gusto y tacto. Sentir un objeto como si este fuera material es tocarlo. Sólo al tocarlo puedo estar seguro de que existe y que es material.

La realidad más fiable es aquella que puede tocarse y tenerse en las manos. Yo puedo nombrar algo como sustancia si esta se me revela a través del tacto, pero en realidad, esto no es sustancia. Es simplemente que tengo cinco órganos de percepción, y la influencia de la Luz en mi sentido del tacto crea en mí la ilusión de la sustancia. Si no tuviera cuerpo con los receptores nerviosos en la piel y si yo no pudiera percibir la realidad en la que me encuentro por medio de ellos, no podría sentir el mundo material que siento hoy.

¿Qué es olor? La influencia de la Luz sobre los receptores de mi olfato me da la percepción del olfato, y la influencia sobre los receptores del gusto que me da la percepción del gusto. Lo mismo es cierto con respecto a la vista y al oído. Todas mis sensaciones vienen a través de las terminaciones nerviosas que se encuentran ya sea detrás del tímpano o en el interior del ojo.

Por lo tanto, todo lo que tenemos son los cinco órganos de percepción. Al final, ellos atraen hacia nosotros toda la realidad: nuestro cuerpo y el mundo entero ante nosotros. Yo percibo la sustancia a través de mi sentido del tacto, mientras que el resto de mis sentidos, el olfato, el gusto, el oído y la vista atraen las características adicionales de la supuesta “realidad” de la cual el mundo y yo somos parte.

La Luz atrae toda la imagen para mí. En realidad, no hay nada más que el simple deseo, que es influido por la Luz, lo cual da nacimiento a todas estas formas. Es por eso que me parece que todos existimos como cuerpos físicos.

Esta es la razón por cual Baal HaSulam dice que “el deseo de recibir es la primera forma en la esencia”, y eso que definimos la primera forma como “sustancia”, porque no tenemos el alcance de la esencia. Por lo tanto, existen la materia, la forma investida en la materia, la forma abstracta, y la esencia. La materia es el deseo de disfrutar percibido por nosotros a través de los órganos del tacto, con la  ayuda de los otros órganos de percepción.

(45244 – De la 3º parte de la lección diaria de Cabalá del 6/7/2011, Talmud Eser Sefirot)

Material Relacionado:
El programa superior anticipa tu entrada
La naturaleza se congela y espera tu decisión
Unifiquémonos para dar a luz al Creador

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: