La necesidad por la unidad está llegando a un punto crítico

El tema de nuestra convención es “Unidad – el futuro del mundo”. Estoy muy conmovido porque tras muchos años de estudiar Cabalá, la unidad del mundo y la necesidad de ello finalmente se están volviendo evidentes.

En el transcurso de miles de millones de años del desarrollo de nuestro mundo, así como en el proceso de muchos eventos antes de su concepción, todo progresó precisamente hacia este punto, el punto de caer en cuenta de la necesidad por la unidad. Es sólo ahora que está comenzando a despertar, a ser expresado, y a mostrar su necesidad. Y tú y yo somos el centro de esta realización.

Todo comienza cuando la fuerza única de la naturaleza, la fuerza de otorgamiento, o el Creador, que es la misma cosa, comienza a actuar, emanando, y creando materia. Primero hizo la materia espiritual, es decir el deseo: el deseo de ser llenado, el deseo de desarrollarse, el deseo de sentirse a uno mismo y todo lo que le rodea.

Este deseo se desarrolla bajo la influencia de la fuerza inicial, la fuerza de la naturaleza. Las fases de su desarrollo son llamadas “Las cuatro fase de expansión de la Luz Directa”.

Todo el propósito del desarrollo de la creación, o deseo, yace en hacerlo similar a toda la naturaleza, en hacerlo llegar a una armonía plena, o en otras palabras, en llegar a la equivalencia y adhesión con el Creador porque la adhesión se alcanza a través de la equivalencia de forma. Esto es necesario que la materia, es decir el deseo que es opuesto a la Luz, opuesto a la cualidad del otorgamiento, atraviese por todas esas etapas de su desarrollo y que se dé cuenta que el estado más alto, el mejor, es la similitud con la Luz, la similitud con la naturaleza perfecta, en armonía con ella, y en unidad con ella.

Sin embargo, para lograr este estado, es necesario primero sentir que eres totalmente opuesto, es decir experimentarte en una cualidad que es completamente opuesta a la Luz, experimentar el egoísmo, la crueldad, el deseo de pensar sólo en ti mismo, la sensación sólo de ti mismo, la inhabilidad de sentir a alguien más o de pensar en alguien más a menos que sea por tu propio bien, a menos que te traiga un beneficio personal, a menos que signifique usar a otros. Así es como las cualidades que son más opuestas a la Luz tienen que ser expresadas en la creación.

En nuestro mundo esta creación es el hombre, que pasa por una enorme cantidad de etapas de desarrollo a través del curso de la historia, hasta que alcanza la  sensación, y lo más importante, la consciencia de que es completamente opuesto a la fuerza de la naturaleza. Este es un proceso muy largo y difícil. Por cientos de miles de años nos movimos hacia adelante y el egoísmo gradualmente se fortaleció dentro de nosotros. Externamente vemos cómo el hombre se ha desarrollado en su formación social hasta que alcanzó el estado actual. Como un todo, este egoísmo, el deseo constantemente nos empujó hacia adelante hasta el momento presente.

Y ahora, algo tarde, estamos comenzando a convencernos de que este egoísmo, esta naturaleza que tenemos, es de hecho nuestro enemigo, y nuestro único enemigo. Al separarnos unos de otros, nos niega la oportunidad de existir normalmente, incluso al nivel de este mundo material.

Estamos volviéndonos cada vez más cerrados, crueles, separados, asustados, y estamos tomando una postura defensiva, privándonos de una vida normal y perdiendo el significado de la existencia. Y en realidad: ¿Por qué vivir? ¿Sólo para defendernos y protegernos? ¿Sólo para colocarnos dentro de algún tipo de fronteras y existir dentro de ellas por cierta cantidad de tiempo con un cierto nivel de comodidad y seguridad? ¿Y eso es todo?

Así se siente el hombre en este mundo al volverse cada vez más cruel por naturaleza con el tiempo. Nosotros lo volvemos así. Nuestro egoísmo nos empuja a esto.

Al final, todo esto está siendo expresado como una enorme crisis. En algunos países la crisis se siente más, y en otros menos, pero está llegando a un punto crítico. No importa cuánto lo ocultemos, no podemos hacer nada al respecto. Está siendo expresado en la economía, en la estructura social, en la disminución del papel de la familia, y en todos los problemas que surgen en nuestra sociedad, tales como la crisis de la educación, drogas, terrorismo, y etc.

En todas las áreas de la actividad del hombre este está enfrentándose a numerosas crisis, pero al final todo es una crisis de nuestra oposición a la naturaleza. Y naturalmente, sólo puede ser corregida en su esencia.

No podemos corregirlo de otra manera. Vemos como los líderes del gobierno están tratando, cómo las autoridades son incapaces de hacer algo, e incluso los tiranos, aquellos que usan el dinero y los ejércitos que están a su disposición, son incapaces de cambiar algo. El mundo está moviéndose de manera implacable hacia una gran ruptura. La fuerza y el poder aún están tratando de sostener al mundo dentro de los límites previos, pero ya no son capaces de hacerlo.

(45326 – De la Lección 1, Convención en Moscú del 6/10/11)

Material relacionado:
El nacimiento de un nuevo grado
El perturbador lenguaje de los Partzufim y los Sefirot
Análisis y síntesis

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: