Quien nos obstaculiza nos ayudará

Pregunta: Si nosotros tenemos que elevarnos por encima de nuestro egoísmo, entonces mientras más lo fortalecemos, más difícil es que nos elevemos por encima de este. Así   paradójicamente, el florecimiento de la cultura nos priva de la oportunidad de sobreponernos a nuestro ego. ¿No es así?

Respuesta: Sí, es cierto. ¿Pero por qué nos desarrollamos en una forma egoísta y, lo que es más, exponencialmente? Esto es para que veamos dentro de nuestro ego lo mucho que, en última instancia, nos destruye y aún así sobreponernos a él.

¡No tenemos otra materia aparte de nuestro deseo! Por lo tanto, la sabiduría de la Cabalá es llamada “la sabiduría de la recepción” (“Cabalá” en hebreo significa “recepción”). Esta sabiduría explica cómo realizar el deseo de uno en vez de destruirlo. Desde nuestro interés egoísta, estamos construyendo la forma del humano (Adam), “similar” (Domeh) al superior, al Creador.

Es por eso que, de un lado, el ego tiene que crecer hasta el punto en el que llegamos a decepcionarnos de nuestra verdadera forma egoísta que siempre quiere tomar para sí misma. Entonces, comenzamos a usar el ego en su forma inversa y cada vez  convertirlo en otorgamiento. En la medida en que puedo hacer esto, yo adquiero fuerzas para mi alma.

Hoy en día hemos alcanzado cierto “tope”, “saciedad”, lo que significa el máximo egoísmo posible en la recepción para nosotros mismos, hasta que nosotros consumimos la ultima  fruta de la Tierra. Esto nos llevará a darnos cuenta de nuestra maldad. Ya sea a las buenas o a las malas, comprenderemos que debemos actuar de manera opuesta y usar el egoísmo para otorgar. 

(44667 – Desde la Conferencia de Roma del 5/20/2011)

Material Relacionado:
¿Una guerra mundial o una garantía mundial?
Descifrando cada momento
La humanidad en transición

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: