Todos los placeres del mundo

Baal HaSulam, “La Libertad”: está escrito:”El tallado (Jarut) de las piedras”; no lo pronuncies (Jarut) “tallado”, sino más bien (Jerut) “libertad”, para mostrar que ellos son liberados del ángel de la muerte”.

Está escrito: “Creé la inclinación al mal y creé la Torá como condimento”. ¿Entonces qué es la “Torá”? Es un instrumento que contiene la Luz que Reforma.

De este modo podemos atraer la Luz superior y esta nos retorna a la Fuente para que nos trasformemos desde la inclinación al mal hacia la inclinación al bien.  Por lo tanto pasamos del deseo de recibir, que se llama “el ángel de la muerte”,  al deseo de otorgar, que se llama “el ángel de la vida”. Esto es la liberación del ángel de la muerte.

Porque en nuestro deseo de recibir sentimos solo este mundo y nada más, es una existencia animal. Vivimos, sufrimos y al final de todo morimos. Ni siquiera podemos imaginar  cuan miserable es esta exigencia.

Hasta que  no logremos el otorgamiento, toda nuestra vida es nada más que  una huida de los sufrimientos por lograr unos placeres minúsculos que no existen en lo espiritual.

El peldaño espiritual  más pequeño es miles de veces más grande, más completo, más entero que todos los placeres de nuestro mundo en todos los tiempos. Es imposible imaginarlo.

Para contener este deseo espiritual tan grande hay que preparar una vasija con la intención de otorgar. De todos modos, solo en la cualidad del otorgamiento podemos ascender por encima del ángel de la muerte.

(46362 – De la 4º parte de la lección diaria de Cabalá del 6/24/2011, “La Libertad”)

Material relacionado:
Podemos evitar todo el sufrimiento
Preparando un lugar para el Creador
El sabor del placer

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas:

Próximas Entradas: