Un momento para la reflexión

Hoy, el mundo entero está en crisis, y estamos acercándonos lentamente a problemas incluso más grandes en todos los lugares y en todas las áreas de la vida. Todo lo que hemos hecho en este mundo fue hecho de forma deficiente porque crecimos bajo el gobierno del egoísmo. No podemos esperar nada bueno de ningún lugar porque siempre hemos trabajado sólo por el bien de nuestro ego.

Ahora, el mal es gradualmente revelado, gota a gota, en diferentes lugares y en cada oportunidad para evitar que nos hundamos en nuestro propio dolor. Si el dolor se vuelve muy fuerte, no seremos capaces de pensar en nada más excepto en cómo deshacernos de este. Ya no estaremos interesados en su causa y efecto; sólo querremos que este dolor cese.

Sin embargo, si el dolor viene en oleadas y todo el tiempo está disminuyendo o volviéndose más severo, dejándome tiempo suficiente para reflexionar en ello, entonces comienzo a buscar de dónde y por qué viene y cómo deshacerme de dolor. El Creador juega ese juego con nosotros, y como resultado, encontramos una solución.

Antes que nada, necesitamos estudiar la causa, y esta se encuentra en lo opuesto de nuestra naturaleza. Nuestras propiedades son opuestas a las del Creador, y por lo tanto, cuando Él se acerca, ¡nos sentimos mal! Y mientras más se acerca, ¡peor nos sentimos! Es como el caso del ladrón al que es mejor alejarlo del tesoro y no darle la oportunidad de cometer un crimen. Es lo mismo con nosotros.

Por lo tanto, especialmente ahora, en nuestro tiempo, el Creador es revelado muy lenta y gradualmente, para darnos tiempo de pensar. Es ligeramente revelado, y nos sentimos mal. Por ejemplo, hace un par de años irrumpió una crisis, y ahora las personas dicen que supuestamente se terminó. Pero no quedó atrás; ¡Simplemente se nos dio tiempo de pensar y explorar! Pronto, explotará un nuevo golpe, en muchos niveles y de varios tipos. Y después tendrá lugar un periodo de calma.

Así, el Creador nos enseña y nos da oportunidades de buscar razones para que finalmente, lo revelemos como la fuente de todo lo que sucede. Y en relación a nuestro egoísmo, Él aparece como la fuente de toda maldad. Entonces, entenderemos por qué nos sentimos mal: Es por nuestra oposición al Creador.

¿Qué podemos hacer para sentirnos bien? El Creador es perfecto, y sólo tenemos que cambiarnos a nosotros mismos. Así, gradualmente, nos daremos cuenta de que debemos de corregirnos. La humanidad ciertamente llegará a esto bajo los golpes metódicos y periódicos que vendrán en todas formas a cualquier nación, a cualquier persona, enseñándonos de esa manera.

Sin embargo, tenemos que revelar el método a las personas para que revelen más pronto de dónde y por qué vienen esos golpes. Mediante esto, facilitaremos el desarrollo de toda la humanidad. Esto es llamado “traer la Luz a las naciones”, es decir, a las personas que aún no entienden por qué son golpeadas.

Para desarrollarnos conscientemente, las personas necesitan descubrir la causa, y el propósito de los golpes. Como resultado, todo el curso de desarrollo cambia mucho. Aquellos que poseen el método de corrección deben hacer esto para todo el mundo.

(46327 – De la 1º parte de la lección diaria de Cabalá del 6/24/2011, Shamati # 241)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta