Un nicho cómodo es una trampa en el camino

La dificultad yace en que nosotros tenemos que atravesar el reconocimiento del mal, la confusión, seguido por decepciones y correcciones. Una persona estará siempre tentada a justificarse y sentirse en la posición de decidir, como si ella entendiera que hacer.

Ella encontrará miles de citas y construirá una teoría completa para ayudarse. Ella se quejará y se portará mal. Es por eso que nos resulta tan difícil encontrar la verdad.

Es solo cuando la persona aspira a la verdad, rechaza la hipocresía, y busca la verdad, que ella se da cuenta con claridad creciente de que se ha engañado a sí misma en cada estado. Por lo tanto, ella se arrepentirá y se reformará.

De hecho, es muy difícil disfrutar del trabajo por su sabor amargo y falta de sentido desde la perspectiva de la mente. Lo más importante es, que no podemos encontrar ayuda egoísta para esto y siempre lo tratamos como algo tonto,  como payasadas. Estamos dispuestos a elegir cualquier cosa menos la adhesión con el Creador, la propiedad pura de otorgamiento que está por encima de toda preocupación por uno mismo.

La Torá está dividida en dos partes: “Servidumbre a la criaturas” y “Servidumbre al Creador”. Esto es otro obstáculo en el camino ya que nos confundimos en cual es el primario y cuál es el secundario. Por lo general, una persona comete errores y se vuelve esclava de las criaturas, lo que significa que ella no las sirve para volverse sirviente del Creador con ello, sino para simplemente obtener una satisfacción egoísta de ellas.

Estas son preguntas realmente sencillas, pero son imposibles de explicar. La persona tiene que sentir por sí misma cuantas trampas le esperan en su camino. Podemos encontrar cierto nicho para nosotros, un paraíso a salvo, y congelarnos en él para el resto de esta vida.

(45874 – De la 1º parte de la lección diaria de Cabalá del 6/20/2011, Escritos de Baal HaSulam)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta