¿Por qué no aprobamos una ley de garantía mutua?

La nueva era exige una nueva educación y tenemos que inculcarla en la nación. Esta es la razón por la que estamos acudiendo primero a los científicos, y después, junto con ellos, al gobierno para demostrarle a las estructuras del poder, la necesidad de una educación global. Sólo esto nos permitirá ingresar de forma suave en el mundo interconectado.

Sin embargo, incluso si logramos un acuerdo general con esta condición, aún estaremos lejos de realizarlo ¿Cómo puede ser convencido el gobierno? ¿Cómo estará constituida la sociedad en la práctica? En nuestra opinión, los cambios deben suceder primero dentro del hombre. Las personas del país tienen que cambiar, volverse diferentes, integrales. Deben desear la unidad y sentir cómo lograrla desde el interior. Entonces esta atmósfera general comenzará a cambiar el entorno de cada persona y eventualmente penetrará en los corredores del gobierno.

Si el parlamento ratifica leyes de garantía mutua para imponerlas desde arriba, esto tomará formas de coerción, pero no hay coerción en la espiritualidad. El hombre debe experimentar los cambios internos que llevan a la fase espiritual de desarrollo. Por lo tanto, sin reprimir a nadie, debemos proporcionarles a las personas la influencia y educación correctas, pero en lugar de hacer esto en nombre del gobierno, debe suceder a través de la integración en el sistema de educación.

No podemos forzar a nadie a construir un nuevo sistema de interconexión. Eso sería equivalente a colocar a una persona en un calabozo, aislándolo de todo lo acostumbrado. Las conexiones tienen que formarse gradualmente, gracias a los cambios internos dentro de una persona. Al cambiar, también comenzará a interactuar con otros de forma diferente.

Hasta ahora hemos cambiado bajo la presión del egoísmo, el cual brama dentro de nosotros. Este creció de una generación a otra, y como un resultado, cambiamos al mundo. Pero ahora la situación es diferente: El mundo ya no está cambiando. Está siendo expresado como “total” e integral, y somos nosotros, las personas, quienes tenemos que cambiar.

En este caso, ¿cómo pueden ayudarnos el gobierno y el parlamento? Las autoridades aún no lo entienden, pero su única forma de ayudar es crear un sistema de educación que les dé una nueva forma a las personas. Sólo entonces será posible cambiar algo en el país. Sin embargo, este proceso toma tiempo. No puede ser acelerado por la creatividad parlamentaria para crear leyes. Hay muchas leyes, ¿Pero quién las observa en realidad?

(49333 – De la 5º parte de la lección diaria de Cabalá 7/26/11, “Arvut”)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta