¿Qué debería yo decirles a los manifestantes de las carpas de Tel Aviv?

Pregunta: Visité una ciudad de tiendas de campaña que comenzaron a construir jóvenes familias en el centro de Tel Aviv en señal de protesta en contra de los altos precios de la vivienda. En la tarde las personas se reunieron en un gran círculo y hablaron en turnos de todo lo que se les ocurría, en un micrófono. A cualquier persona se le permitía hablar, si me anoto en la lista de oradores, ¿Qué me aconsejaría que dijera?

Respuesta: “El final de la acción está contenido en el plan inicial”. En primer lugar, ¿Qué queremos lograr? Queremos lograr una solución para el problema de vivienda para estudiantes y parejas jóvenes, para personas que aun no son acomodadas y que están empezando su propia vida. Podemos hacer esto sólo si nos volvemos un factor de influencia y de presión sobre el gobierno.

Pensamos que el gobierno tiene dinero suficiente para las diferentes necesidades. Así que dejemos que expresen sensibilidad a nuestras demandas. Un miembro del parlamento recibe decenas de miles de shekels al mes, pero un estudiante no recibe nada y en adición, paga por sus estudios. Es imposible vivir de esa manera. El gobierno tiene que disminuir lo que gasta en sí mismo. No estoy hablando de los apartados de seguridad, de educación, o de salud. Nosotros no intervenimos en esos asuntos. Supongamos que todo está bien ahí.

Estamos hablando del gobierno: los estudiantes deben recibir la cantidad que requieran. Las parejas jóvenes quieren crear una familia y vivir, entonces dejen que tengan una casa. Dejen que sean capaces de rentar una simple casa para una familia en la fase inicial de su vida como pareja, hasta que puedan comprar su propio departamento. O háganles una oferta para que compren ahora una casa a precio normal.

El gobierno tiene terrenos. Un metro cuadrado de espacio de vivienda cuesta 500 dólares como máximo, incluso si no es un área de construcción masiva. Imaginen: por $50,000 podrían comprar un apartamento de 100 metros cuadrados. Pero hoy tienes que invertir digamos, $300,000 en este, que es seis veces su precio real, con todo incluido.

¿Por qué tiene que ser así? ¿Cuánto pueden obtener de personas que no tienen dinero?

Por lo tanto, ellos tienen razón. La única pregunta es: ¿Cómo serán capaces de organizarse? Tienen que convertirse en un lobby poderoso, un grupo que ejerza presión de forma exitosa hasta que se alcance la meta. Aparte, tienen que continuar más allá de esto también. En este país, hay muchas otras cosas que pueden ser mejoradas aparte de la vivienda. Pero el gobierno no las mejorará a menos que lo obligues a hacerlo.

El gobierno está bajo constante presión de parte de coaliciones y grupos que presionan. Por lo tanto, a menos que te implantes en ese sistema como grupo de presión, desde dentro o desde fuera, no obtendrás ningún resultado.

Esto significa que la pregunta es: ¿cómo podemos organizarnos para que nuestra protesta no se vuelva un festival? No me sorprendería que hubiera personas ahí que estén tratando de hacer eso disimuladamente. Después de todo, el asunto en juego es importante y no es simple porque cualquier gobierno del mundo se cuida mucho y tomas las más diversas medidas a este respecto. Esto es natural porque cualquier autoridad tiene que afianzar su posición ¿De qué otra manera puede permanecer en el poder?

Por lo tanto, los manifestantes necesitan una organización poderosa, confiable, y seria, en lugar de sólo expresar consignas en un micrófono. Por supuesto, esto también es bueno y necesario, pero si en eso va a acabar todo, entonces ellos serán despreciados aún más, y la próxima vez a ellos o a sus seguidores les quedará más difícil. Deben entender la clase de responsabilidad que tienen. Si las personas se alzan en nuevas protestas en el futuro, su éxito dependerá del esfuerzo de hoy y de su resultado.

Es necesario usar los servicios de asesores buenos y reales para lograr la unidad y la garantía mutua de unos con otros, para organizarse correctamente, para entender cómo ejercer presión, cómo trabajar con el público, como atraer nuevas personas a su causa, y cómo comunicarse con los representantes de los medios masivos y con el gobierno. Necesitan una organización muy poderosa y consejeros experimentados. De otra manera no tendrán éxito.

Vi que lo mismo sucedió en España: Todo comenzó de forma muy seria. Se unieron a la protesta parejas entre 30 y 40 que fueron dejadas sin trabajo. Esas personas de buena educación con estudios superiores, graduados de universidades Europeas. Entre ellos había ingenieros, sociólogos, programadores, y muchos otros que fueron dejados sin trabajo. Es posible encontrar algún tipo de trabajo en una labor común, pero este tipo de personas no tiene oportunidad, están simplemente desamparadas.

Y entonces, primero ocuparon la plaza de Madrid. Sin embargo, fueron incapaces de organizarse adecuadamente, y gradualmente se dispersaron. Como resultado, la protesta se desintegró y sus lugares en las tiendas fueron ocupados por otras personas, que están acostumbrados a vivir en las calles de todas maneras. Los medios masivos dejaron de transmitir el evento, el gobierno felizmente agitó su mano, organizando comida gratis, duchas, y baños. Como resultado, el gobierno está demostrando la presencia de una “democracia”, mientras que las personas sin hogar tienen un lugar donde vivir hasta que llegue el invierno. Cuando  llegue, las tiendas serán abandonadas y desaparecerán sin que nadie lo note.

Este es un ejemplo muy claro de falta de organización. Aquí en Israel los manifestantes que se han reunido han sido tan bien educados, y esa es su debilidad. Después de todo, en este tipo de situación es necesario organizarse y comenzar a ejercer presión. Esta no es la revolución Egipcia, no es un levantamiento espontáneo, y por lo tanto es necesario tener un orden claro. En este caso es más difícil enfocar a los manifestantes en una dirección común, organizarlos porque son más razonables e individualistas. No deben tomar el ejemplo de Egipto y de otros países porque las personas que salen a las calles ahí son de un tipo diferente. En este caso estamos hablando de israelís que es muy difícil que cedan, separados, y egoístas. Aquí cada persona hace su propio cálculo. Tomando en consideración todo esto, es difícil para mí decir si lograrán tener éxito.

Tal vez de todas formas entenderán que necesitan una organización fuerte y un plan de acción claro: presión sobre el gobierno, publicación de declaraciones, dirigirse a ciertas personas u organizaciones. Deben permanecer en los encabezados de los diarios, y no sólo mientras la noticia es novedad. De otra manera serán olvidados en unos cuantos días. En cierto punto las tiendas en las calles dejarán de ser noticia. Una persona leerá el encabezado del diario, “El día 40 de la protesta de las tiendas”  y pasará al siguiente artículo.

(De la 5º parte de la lección diaria de Cabalá del 7/20/11, “Arvut”)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta