Aprende a percibir la bondad

Estamos acostumbrados a ver fenómenos claros, familiares de nuestro mundo, los cuales no cambian. Por otra parte, algunos fenómenos si dependen de la manera en la que los usamos. Por ejemplo, existe la electricidad que podemos usar para producir acciones diferentes y completamente opuestas como enfriar o calentar. El fuego que puede calentar o quemar es otro ejemplo. Básicamente, todo depende la forma en la que es usado. En otras palabras, todo depende del usuario, del deseo (Kli) en que se vista esta fuerza.

Es lo mismo con respecto a la Luz superior. Lo contiene todo, incluyendo al deseo mismo, todos los fenómenos que pueden suceder en este, y todas las impresiones que este percibirá de la Luz.

Un error común del principiante es pensar que la Luz es algo específico y constante que siempre es bueno. Pero no siempre es así. Existe incluso la noción de Pulsa de Nura (látigos de fuego), una maldición. En total, las mejores y las peores cosas vienen todas de la Luz. Es como la electricidad: Todo depende de la forma en que es usada.

Por esta razón, la definición del Creador como “Bueno que hace el Bien” se refiere a la Luz, un fenómeno que puede ser aceptado y revelado sólo en los deseos de otorgar. Es imposible recibir y sentir esta bondad en un deseo egoísta. Simplemente no existe ahí.

Ya que el deseo de otorgar no está limitado mediante nada, y la naturaleza de la Luz real en su raíz del “Bien que hace el Bien” es ilimitada, el fenómeno llamado Luz y vida sólo puede ser experimentado en un deseo que está totalmente dirigido hacia el otorgamiento. Todas las otras formas opuestas, no son llamadas Luz y vida.

Nos gustaría alcanzar la sensación del Bien que hace el Bien, pero no entendemos que esto no significa otra cosa que la sensación de otorgamiento y amor. Es como cuando un drogadicto piensa que los buenos estados sólo existen bajo la influencia de las drogas, sin entender que hay una forma de recibir placer con otras cosas.

Por esta razón, nuestro objetivo es preparar el deseo, la vasija, con el fin de percibir la cualidad de otorgamiento. Como está escrito: “La sabiduría se le entrega a los sabios”. Esto significa que es entregada a aquellos que entienden que no existen en la cualidad de otorgamiento, y que esta es la única naturaleza a la que necesitan llegar para recibir la Luz de Jojma (Sabiduría), la Luz de vida.

(48441 – De la 1º parte de la lección diaria de Cabalá del 7/18/2011, Shamati # 122)

Material relacionado:

La Corriente Del Otorgamiento

No Hay Errores Sino Solo Revelaciones

El Tiempo Es La Intensidad De Las Acciones

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: