Carpas en las calles

Pregunta: En estos últimos días, en Israel comenzó una protesta contra la crisis de la vivienda. Ellos están comenzando a levantar ciudades de carpas en lugares públicos para protestar contra el precio por las nubes de la vivienda. ¿Llevará esto a la corrección?

Respuesta: Esta es una buena cosa. Sin embargo, ¿qué puede hacer nuestro pobre gobierno por ellos? Le atribuimos una gran capacidad a este, pensando que: “Decidirán algo hoy y lo llevará a cabo mañana”. Pero no es así. ¿No supo el gobierno sobre estos problemas? ¿No quieren reunirse los ministros para una conferencia y para decidir que a partir de mañana, comiencen a construirse casas nuevas, baratas?

Esto no puede ocurrir porque estamos tratando con un gran complejo de problemas sociales interconectados, y este es sólo uno de ellos. No podemos corregir alguno de ellos a menos que corrijamos la conexión entre las personas en el país. Nadie será capaz de ayudar: ni el primer ministro, el gobierno, los parlamentarios, ni las personas que están sentadas en tiendas de campaña en las calles de la ciudad.

Es bueno que estén sentados allí, y es bueno que el Primer Ministro se preocupe. Es bueno que él esté preocupado y que ellos estén exigiendo de él. Tal vez esto los empuje finalmente a alcanzar la conclusión correcta: que la corrección no vendrá del Primer Ministro. Y aun más, que el dinero no resuelve nada. Hay un gran problema oculto aquí. Incluso si hay suficiente dinero en el país, las autoridades no serán capaces de tomar ninguna decisión útil.

Tenemos que entender que en nuestros tiempos no hay situaciones problemáticas separadas. Ahora, cuando la naturaleza nos ha encerrado dentro de una red integral, todo depende sólo de la conexión entre las personas. No hay un problema social, ni siquiera el más pequeño, que pueda ser resuelto sin una interconexión social, sin una conexión dentro de la nación y dentro del mundo. Sin recurrir a este medio, no serán capaces de hacer nada.

La tarea puede parecer secundaria o puramente técnica: “¿En realidad qué lo hace tan difícil? Sólo deben dar una orden, liberar un poco de tierra para la construcción, y dejar que comiencen a construir”. Pero no pueden hacerlo porque enfrentarán obstáculos insalvables en el interior. Eso sería lo mismo que exigir de una persona el otorgamiento puro cuando es simplemente incapaz de hacerlo. Él simplemente no puede hacerlo.

Así que tienes que saber esto: hoy sólo hay una solución para cualquier problema: la garantía mutua. Si no hay garantía mutua, no hay una solución. Esto es exactamente lo que tenemos que hacer que la gente comprenda. Podemos estar seguros de que alcanzaremos el éxito y superaremos todos los problemas sólo por medio de la fuerza de la garantía mutua.

(De la 5º parte de la lección diaria de Cabalá del 7/17/11, “Arvut”)

Material Relacionado:
Prácticas de tiro usando el arma del otorgamiento
El temor es el primer paso hacia el amor
El mecanismo universal de corrección

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta