Deja los huesos para los perros…

El Libro Zóhar, capitulo “Truma” (Ofrendas), ítem 487: Hay una parábola sobre un Rey, que preparo un banquete para sus sirvientes. Mientras ellos cumplan Su voluntad, comerán junto con el Rey,  y los perros se quedarán con su parte, los huesos que consigan llevarse. En el momento que Sus sirvientes no cumplan  la voluntad del Rey, toda la cena se la comerán los perros, y los sirvientes se quedan con los huesos.

Pregunta: ¿Qué tipo de comida es esa que todos comen en la mesa del Rey?

Respuesta: “La comida” significa que tu recibes placer otorgando. Y ese placer también tienes que recibirlo solo con la intención de otorgar.

Se está hablando de la relación, de las sensaciones, de las acciones y de los deseos. “Los perros” dentro de mi están sentados debajo de la “mesa” dentro de mí, donde yo pruebo “los sabores del Rey”.

¿Qué significan “los sabores del Rey”? ¿Qué es “la mesa del Rey”? Todo eso es el placer que se revela al otorgar, que el Rey ofrece. El disfruta otorgando. El quiere que tú también sientas placer  otorgando a los demás.

Y entonces si tú das y disfrutas con esto, la mayor pregunta es, ¿Qué es lo que te provoca placer? ¿Disfrutas al ser parecido al Rey? ¿Disfrutas porque Él recibe placer del hecho de que empiezas a parecerte a Él? O bien ¿Disfrutas porque has recibido algún placer? Entonces en el mismo instante te transformas, dejas de ser una persona que está sentada enfrente del Rey, y pasas a ser en un perro que  se comen los huesos debajo de la mesa.

(De la 2º parte de la lección diaria de Cabalá del 11 de Julio del 2011, El Zóhar)

Material Relacionado:

Preguntas acerca del castigo y el orgullo

No “entierres” tu esfuerzo en el suelo

Arruinamos nuestras propias vidas

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta