El ocultamiento de la perfección e incluso de su ausencia

Nosotros nos originamos en el estado de perfección total, llamado “el mundo del Infinito“. Lo único que falta en él es la realización de esta perfección. Y esta sólo puede ser revelada como “la ventaja de la Luz a partir de la oscuridad”, es decir, en primer lugar se revela la carencia de perfección, y dentro de ella, la perfección.

Con el fin de crear la sensación de la imperfección, se desarrollan muchos detalles del ocultamiento en el mundo del Infinito, como una preparación para nosotros. El mayor ocultamiento es en el que nos encontramos ahora, en este mundo, en el último nivel de ocultamiento después de 125 niveles de este. Por lo tanto, estos niveles son llamados “mundos”, Olamot, la cual se origina de la palabra Olama, ocultamiento.

Todo lo que tenemos que hacer es revelar el mundo del Infinito, la perfección en la cual estamos, de acuerdo con el plan de la creación “deleitar a las criaturas”, a fin de comprender que este estado realmente es el más perfecto, maravilloso, y el mejor de todos los estados posibles.

Al principio nos parece que nuestro oscuro estado de ocultación es totalmente tolerable. Podemos incluso disfrutar de él y no queremos movernos de él a ningún otro lugar. Pero entonces, cada vez más, revelamos cosas en esta vida que no nos satisfacen, y comenzamos a discernir lo que es imperfecto en nuestro estado y lo que puede llegar a ser perfecto en el futuro.

Así es como nos encontramos con muchas cosas que nos falta (es decir, la imperfección): comida, sexo, familia, dinero, honor, conocimiento. Y así es como revelamos que en el interior de estas fuentes de llenado, definitivamente no puede haber perfección. El llenado sólo es posible si salgo de mí mismo y lleno a los demás, volviéndome así igual al Creador. Es decir, tengo que revelar al Hacedor, a mi Creador, y ser semejante a Él.

Después de todo, él no está presente en mi estado material, en mis deseos y necesidades actuales. Con el fin de encontrarlo a Él, necesito una aspiración completamente diferente, una necesidad por el otorgamiento. Y como resultado de mi otorgamiento a Él, lo revelaré dentro de mí y alcanzaré la adhesión. Es decir, adquiriré la misma forma, la misma cualidad que Él tiene. Este será mi deseo verdadero, nuevo, lo único que me falta, lo que define mi imperfección. ¡Y no hay nada más! Sólo existe el deseo de revelar la cualidad del Creador dentro de mí, hasta que yo alcance una adhesión total.

Cuando una persona hace esfuerzos para alcanzar este deseo, a lo largo del camino ve que necesita los medios para ello: el grupo, el mundo entero, el maestro, los libros, el estudio, y trabajar por encima del conocimiento. Pero al final alcanza la sensación de imperfección y entiende que la perfección significa adhesión con el Creador, con el atributo de otorgamiento que se revela en la persona. ¡Pero ahora no lo tiene!

Esta realización se denomina “Me esforcé y hallé”, porque ahora él ha encontrado el deseo correcto. Y si experimenta su estado como imperfecto y sólo carece del atributo de otorgamiento (otorgar por el bien del otorgar, o incluso recibir por el bien de otorgar), entonces se produce un cambio dentro de él y va de una carencia de perfección a la perfección. Y en este sentido, todo está determinado por sus esfuerzos.

Sin embargo, los esfuerzos no deben ser los que él quería hacer desde dentro de su egoísmo, sino de acuerdo a lo que escucha del maestro y lo que lleva a cabo en el grupo. Y en el camino él ve muchos estados como ese, en los cuales él tiene que aminorarse y llevar a cabo las instrucciones de nuestros maestros, los guías en el camino. Así es como él inclina la balanza con sus esfuerzos, al disminuirse a sí mismo ante el consejo de los cabalistas.

Y entonces, a partir de las “613 recomendaciones” (Eitin) llega a las “613 instrucciones de la Torá” (Pkudin), lo que significa que corrige sus deseos y merece un “hallazgo”, la revelación del Creador dentro de la creación.

(De la 1º parte de la lección diaria de Cabalá del 24 de Julio del 2011, Shamati)

Material Relacionado:

La cabalá no deja lugar a la fe

Sin ocultamiento no podemos revelar la perfección

Durante el período de ocultamiento, vamos creciendo de un día a otro como lo hace un bebé

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta