El punto del infinito

Después del Tzimtzum (restricción), cuando Maljut (la 4º fase, Bejina Dalet) decide que tiene que alcanzar similitud con el Creador, esta comienza a revisarse a sí misma para ver de qué partes y niveles se compone. Así se divide a sí misma en mundos, Partzufim, y Sefirot, hasta que se realiza por completo como una vasija que desciende a este mundo.

Cada vez que llega a conocerse más a sí misma, en esa misma medida se esconde. Así es como llegamos a este mundo, el más bajo y el más oscuro de los mundos, es decir, el más oculto para nosotros. Y desde aquí, desde esta oscuridad, comenzamos a revelar los deseos y la Luz para ascender de vuelta.

Maljut tiene dos deseos: volverse similar y adherirse a la raíz, pero al mismo tiempo seguir siendo independiente y autosuficiente. Y la independencia es posible sólo cuando hay resistencia. Es por eso que esta acción se llama “acoplamiento de golpe” (Zivug de Haka’a).

El deseo de alcanzar la raíz significa acoplamiento (Zivug). Y el golpe (Haka’a) resulta del deseo de preservar la independencia de uno, de no llenarse con la Luz para beneficio propio, sino sólo para otorgar. Entonces, se considera otorgamiento en lugar de  recepción.

Tenemos que identificarnos con Maljut del Infinito puesto que somos sus partes. Esto significa que tenemos que querer actuar como ella, dar placer al Anfitrión al igual que Él quiere darnos placer a nosotros. Nunca debemos olvidarnos de Maljut del Infinito, porque estamos incluidos en este punto y existimos permanentemente en ella.

No importa donde estoy (a solas, en grupo, o durante la difusión), siempre estoy en el punto de Maljut del Infinito, que ha decidido ser un dador, como el huésped en relación con el Anfitrión. Es por eso que no importa lo que hagamos, tenemos que adherirnos a este punto. Y todas nuestras acciones son con el fin de complacerlo a Él, como Él nos complace.

Pero, ¿cómo sé que Él me da placer? Allí, en este punto, Maljut ha revelado esto. Y mientras aspiro a ello, me incluyo en ella y revelo esto.

(48596 – De la 3º parte de la lección diaria de Cabalá del 7/19/2011, Talmud Eser Sefirot)

Material Relacionado:
¿Por qué necesitamos al Creador en el mundo espiritual y no en el mundo material?
De qué depende el futuro del mundo
La diseminación es como dar a luz en la espiritualidad

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta