Escapa a cualquier precio

Baal HaSulam, “Arvut (Garantía mutua): El mandamiento de “ama a tu amigo como a ti mismo”… no puede ser observado por un individuo, sino sólo a través del consenso de toda una nación. Y es por eso que esto tuvo que esperar hasta que ellos salieron de Egipto, hasta que se volvieron dignos de observarlo.

La medida completa de un gran deseo del hombre, así como la plena medida de su aversión a los demás, tiene que manifestarse en él. La magnitud de su deseo es el Faraón, la medida de su rechazo es el monte Sinaí, y la medida de su aspiración hacia el Creador es Moisés. Por lo tanto toda la historia bíblica del éxodo de Egipto es descrita dentro del alma del hombre.

Y hasta entonces él no necesita el método cabalístico, no necesita correcciones. Él no se esfuerza por la realización, no está dispuesto a ser como un hombre con un corazón con todo el mundo, y no demanda la ayuda del Creador.

Este grito aún está por surgir en el grupo, pero tenemos que llegar a él. Nosotros entonces descubriremos que aquí estamos tratando realmente con un método: los medios para corregir el deseo.

Y entonces se les preguntó en primer lugar si todos y cada uno de los miembros de la nación habían acordado tomar ese mandamiento sobre sí mismos. Y una vez que estuvieron de acuerdo, se les dio el método.

¿Cuál es la pregunta que se les hizo a todos? De hecho, es el Creador quién les pregunta. Y ¿qué significa su consentimiento?

En otras palabras, un deseo, una carencia, dirigida precisamente a la corrección debe manifestarse en el hombre. “¿Deseas corregir tu naturaleza para llegar al otorgamiento o no? ¿Estás seguro de que esto es lo que quieres? ¿Estás listo para unirte con los amigos? Tú eres incapaz de hacerlo, pero, ¿deseas la unidad o no? “

 Aquí tienes que querer escapar del ego (del Faraón) a cualquier costo, incluso si esto significa cruzar el Mar Rojo (en hebreo Yam Suf, el mar final). “Escapar a cualquier costo”, es lo que todos deben sentir. Si ese es el caso, entonces estamos listos para unirnos y recibir la fuerza de unificación llamada “la Luz que Reforma”. Eso es lo que llamamos la entrega del método, la entrega de la Torá en el Monte Sinaí.

(49114 – De la 5º parte de la lección diaria de Cabalá del 24 de Julio del 2011, “Arvut (Garantía mutua)”)

Material Relacionado:

Avanzando con miedo a morir

La decadencia del desarrollo egoísta

La matriz global: no hay tiempo para nosotros

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: