La piedra resucitada

El cálculo que hice en la cabeza del Partzuf fue el siguiente: tú me das y yo te doy y estamos de acuerdo. Por supuesto, estas fueron acciones espirituales por el bien de otorgar, pero en comparación con lo que descubro ahora, antes de tu relación especial, esos parecen cálculos mezquinos. Y es por eso que no puedo soportar este estado con la pantalla en el “Tabur“.

Veo que hice este pequeño cálculo en relación con Él y me avergüenzo. Esta salida desde el estado anterior y la expulsión de la Luz (Histalkut en hebreo) es como una restricción. No puedo soportar cómo te he tratado. Tú me trataste con un amor ilimitado, y calculé cuánto me costaría. Me trajiste un regalo desde el corazón, y busqué y dije: “es bonito, ¿cuánto debo pagar ahora?” Así que ahora descubro tu actitud hacia mí en el Tabur, y en consecuencia, dejo este estado.

Veo que ¡no hice nada con respecto a este amor absoluto! No vale que haya hecho algo, habiendo recibido en aras del otorgamiento. En relación con esta adhesión y con el amor que sentí en Ti, no he hecho nada por ti. Por el contrario, no tomé en cuenta que me amas mucho.

Supongamos que no sabía eso, aun así, esto importa; tengo que hacer un nuevo cálculo. No puedo decir que cometí un error, porque realmente había procedido sobre otro cálculo, pero ahora veo que estaba equivocado. Teniendo en cuenta la relación entre nosotros que fue revelada en la adhesión, el cálculo debe ser diferente ahora, más profundo y más sensorial; no debería basarse en cuánto placer nos damos el uno al otro, sino en los sentimientos.

Y por esa razón nace Partzuf AB, que es menor que Galgalta, más preciso, más débil, pero más profundo, de Aviut (grosor del deseo) “Alef” (uno). Este revela la Luz de Ruaj en lugar de la Luz de Nefesh. Ya no está muerto, sino que está creciendo (vegetativo), es decir, ¡está vivo!

¿Por qué “creció”? Creció porque al haber sentido la actitud del Creador hacia él, tomó la propiedad del Creador y creó una “planta” de sí mismo, en lugar de una piedra muerta. Así que, el deseo de disfrutar recibe varias cualidades, lo que significa las formas de Su actitud desde la adhesión con el Creador y con ello cambia en sí mismo. Se trata de un cambio cualitativo.

(48904 – De la 4º parte de la lección diaria de Cabalá del 7/20/2011, “Prefacio a la sabiduría de la Cabalá”)

Material relacionado:

La intención correcta revela el mundo
Charla de un hombre con una piedra
En las garras de los opuestos

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas:

Próximas Entradas: