La pregunta que sobrecarga a las masas

La corrección del mundo comienza cuando nos unimos en un grupo y revelamos la fuerza de otorgamiento entre nosotros. Entonces este grupo corrige a todo el mundo, que ya está listo para unirse con él, para unirse con su mensaje. Así es como nos movemos hacia el final de la corrección, a nuestra realización total.

¿En virtud de qué comenzamos a sentir, a entender y a darnos cuenta que esa corrección es necesaria? ¿Basados en qué sacamos esta conclusión? ¿De acuerdo a que ciencia, a que datos experimentales?

La vida misma está ilustrando ya esta necesidad. Está demostrado claramente que estamos en el mundo integral, cuyas partes están interconectadas. Sin embargo, estamos conectados por el odio y un terrible estado de las cosas. Estas relaciones son las crisis que están desentrañándose entre las personas, con la repulsión y el egoísmo reinando entre ellos. Todas nuestras conexiones están envueltas por la crisis y por lo tanto, nuestra vida está volviéndose más y más difícil. Sufrimos más y más debido a la falta de propósito.

De aquí podemos ver que estamos acercándonos a una cierta comprensión y, al parecer, tenemos que tomar algunas medidas. Después eso, gradualmente descubriremos que somos impotentes al afrontar el mundo. No podemos corregir nada en la sociedad externa.

Hemos peleado con la naturaleza al máximo, destruyéndola a tal punto que hay una amenaza mortal que se cierne sobre nosotros. Al final, lo único que queda es que nos corrijamos a nosotros mismos. Si llegamos corregirnos por el bien de la unificación, entonces, al parecer, nuestra vida será mejor y más segura. Así, la ciencia y la experiencia amarga crean un fundamento para nosotros, lo que nos permite darnos cuenta, de primera mano, que vale la pena que nos corrijamos.

Hasta cierto punto, mundo exterior ya está aceptan  la presencia de la crisis global y la necesidad de alcanzar la unificación verdadera entre nosotros. Supongamos que la gente ve que estamos obligados, que ya se nos ha impuesto que nos unamos. Pero, ¿cómo?

Un signo de interrogación se plantea ante ellos, lo cual es muy significativo. Después de todo, si las masas están imbuidas por ello, si ven que no hay nada más que hacer, gritarán para pedir ayuda, salvación. Está escrito, “Los hijos de Israel gritaron a causa  del trabajo”. Y a pesar de que las masas no son “los hijos de Israel”, es decir que ellos no aspiran directamente al Creador, están, no obstante preparados para ello. Así es como una nación sale de Egipto. ¿Quién puede ver y entender el cuadro general, aparte de varios líderes?

Ante nuestros ojos, la humanidad está cayendo gradualmente hacia este estado. Hay suficientes hechos que prueban esto, y ellos pueden fortalecernos en el camino.

(De la 5º parte de la lección diaria de Cabalá del 27 de Julio del 2011, “La Paz”)

Material Relacionado:

Terapia espiritual para las masas: primera sesión

El arte de llegarle a las masas

¡Que hablen los expertos!

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: