Las dos frecuencias de transmisión cabalística

El mundo está sumergiéndose gradualmente en la crisis global; sin embargo, una persona común, el así llamado ciudadano respetuoso de las leyes, no lo siente. No ve más que lo que se le muestra en un momento dado ¿Entonces, cómo llegamos a ellos?

La sabiduría de la Cabalá arroja resultados en dos niveles:

Primero que nada, esta es el alcance del Creador, en el proceso del cual descubrimos la fuerza eterna y perfecta. Nos fusionamos con ella al revelarla, y al hacerlo, nos salvamos del ángel de la muerte; llegamos a ser como el Creador.

Al adquirir esta similitud, ya no siento como si perteneciera a algo finito e imperfecto. Ahora, le pertenezco a Él, incluso si sólo es en la forma en que el semen se adhiere a las paredes del vientre. Ahora, estoy en Él. Ahora, estoy en un nivel más alto que este mundo. He alcanzado la eternidad, perfección, armonía, y libertad.

En segundo lugar, en esta vida corporal, recibo un método que me permite escapar de las desgracias que gradualmente se acercan y se manifiestan en este mundo. En realidad, dependo grandemente de otros en el nivel de este mundo. Por esta razón, no puedo garantizar que el estudiar Cabalá me hará sentir cómodo. Esto es porque aquí existo en una red común que nos conecta a todos.

Sin embargo, me beneficio grandemente en el nivel corporal en cosas como la educación infantil y mi actitud personal hacia la vida. La Cabalá realmente me ayuda en las áreas donde puedo personalmente influir en mi vida, de forma casi independiente de otros.

De esta manera, se me proveen ventajas que puedo sentir incluso durante los primeros años de estudio. Puedo educar mejor a mis hijos, y entiendo la vida mejor que otros. Pero, mi elemento clave es mi alcance del Creador. Esto es “libertad del ángel de la muerte”.

Naturalmente, es fácil permanecer como “Shimon del mercado”, vender sandías, ver el futbol en la noche bebiendo cerveza, y ser absolutamente ciego a todo lo demás ¿cuáles son los planes, las exigencias, y sueños de tal persona? El cielo para él es un número infinito de hamburguesas en el asador frente a una enorme pantalla de plasma donde su equipo siempre gana: Sus ojos en la pantalla, la mano de forma automática enciende el fuego. No podemos explicarle nada a una persona así. Está sintonizado en otra longitud de onda.

La Cabalá “transmite” en dos frecuencias: Una para aquellos que se esfuerzan por  el significado de la vida y son capaces de tomar de esta un nuevo entendimiento de la vida. La segunda es también un tesoro porque una persona comienza a ver el mundo de manera más profunda y a descubrir los mecanismos que lo conducen, las conexiones que se extienden a través de este. Él ve las costumbres y conductas de las personas, la naturaleza del universo, el flujo de la evolución, y la escala de prioridades. Le revelas nuestro mundo, el sistema global, y él comienza a entender los principios de acuerdo a los cuales opera.

Este es un obsequio muy valioso. Una persona de la calle es incapaz de entender lo que está sucediendo, pero aquí, de súbito comienza a conectar una cosa con otra, y las piezas separadas se unen en una agradable imagen ante él. Él revela el mundo en el que vive y la travesía que ha traído a la humanidad hasta su estado actual.

Él no entendía esas cosas hasta ahora. Vivía detrás de una cortina: “Esta es mi casa, este es mi trabajo, mi comida, y mi dormitorio”. Ahora, la persona abre sus ojos incluso antes de que realmente comience a pensar acerca del propósito y del Creador. Así es como se vuelve humano en el nivel de este mundo.

(47092 – De la lección diaria de Cabalá del 5/13/2011, Ramjal “Artículo la sabiduría”)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta