Mis primeras nueve Sefirot y Yo

Existen diferentes niveles dentro de nuestro deseo de disfrutar, los cuales son deseos que aún no se han formado completamente para la recepción egoísta del 4º grado, el último. Están en los grados 0, 1, 2, y 3. Dentro de ellos sentimos varias oportunidades de disfrutar algo. Esas son nuestras “primeras nueve Sefirot” egoístas. Después de eso, la última etapa soy yo, Maljut, deseando disfrutar a través de ellas.

Sin embargo, en el deseo de otorgar, surgen otras oportunidades ante mí (disfrutar por el bien del otorgamiento en lugar de la recepción). Si hago una restricción en mi deseo de recibir y comienzo a pensar en cómo puedo otorgar al prójimo, entonces frente a mí veo todo tipo de posibilidades de otorgamiento en relación al deseo egoísta que he restringido.

Por lo tanto, siento que estoy construido a partir de las “primeras nueve Sefirot” y Maljut, y empiezo a trabajar en la práctica para realizarme a través de las oportunidades del otorgamiento que se me revelan. Eso significa que Maljut trabaja con las primeras nueve Sefirot.

Si examinamos la conexión entre nosotros, entonces cada uno de nosotros es Maljut, mientras que “las primeras nueve Sefirot” son lo que me conecta con otros. La distancia entre el amigo y yo se me revela como las “primeras nueve Sefirot” si quiero otorgarle. Y según el grado en el que pueda realizarlas dentro de mí con el fin de darles a esas nueve Sefirot la fuerza de otorgamiento, a ese grado les anexo mi Maljut a ellas. De esa manera recorro la distancia entre ellas desde la “cabeza” (Rosh del Partzuf, a partir del cálculo) hasta su parte interna (Toj, donde la Luz es revelada).

Esto está determinado por el grado al cual fui capaz de elevar mi deseo y anexarlo a la conexión entre nosotros con el fin de realizar en la práctica esas primeras nueve Sefirot. Ahora el “cuerpo interior” de mi Partzuf espiritual se forma entre nosotros. Y su “final” es mis deseos, que han permanecido bajo restricción, el cual aún no puedo usar.

Después de eso las condiciones cambian y una vez más trabajo de la misma manera. Así es como atravieso por 125 niveles hasta que uso todo mi deseo en toda su profundidad. El principio importante aquí es que sólo mi deseo trabaja, mientras que las “primeras nueve Sefirot” cambian de acuerdo a este.

(49227 – De la 4º parte de la lección diaria de Cabalá del 25 de Julio del 2011, Prefacio a la sabiduría de la Cabalá)

Material Relacionado:

¿Quién aporta el dinero que sostiene a la academia de cabalá?

El que paga maaser, remueve parte de su amor propio en favor del creador

Pagamos maaser cuando empezamos a desear el desarrollo espiritual

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: