Un sistema excesivamente complicado requiere una solución

Opinión (Pavel Tsygankov, PhD, profesor de la Universidad Estatal de Moscú): las leyes de los sistemas internacionales que hemos descubierto hasta ahora no son lo suficientemente estrictas para utilizarlas como base para hacer un pronóstico preciso.

Los sistemas complicados tienen su vida propia, y hasta el control sobre partes separadas del sistema no proveen control sobre el sistema en su conjunto. Cada acción emprendida dentro del marco de un sistema como ese tiene consecuencias indeterminadas, que no pueden ser ni anticipadas ni controladas.

Si tenemos que tomar en consideración los diferentes puntos de vista de los siete billones de habitantes del planeta, de los doscientos gobiernos que los controlan, de los innumerables cuerpos autónomos, de las miles de organizaciones no gubernamentales, de las afiliaciones religiosas, de las sociedades éticas, de la economía mundial, del sistema en expansión de la telecomunicación, y del crecimiento del volumen de información, se hará obvio que el área de las relaciones internacionales es el sistema más complicado fuera de la misma naturaleza.

Mi comentario: Estamos llegando a la conclusión que solo la reciprocidad absoluta que se asemeje a un solo organismo será capaz de crear un sistema sano y seguro para los siete billones de personas. Pero para lograr esto, necesitamos una nueva forma de educación, la educación integral de la persona. Cada uno de nosotros necesita convertirse en una partícula dentro de un solo organismo. Al mismo tiempo, cada persona no se convertirá en un robot. Por el contrario, ellos empezarán a percibir todo el sistema como suyo, y de esta manera descubrirán la naturaleza perfecta y eterna.

(47138)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta