¿Con qué comienza el hombre?

El hombre comienza con la unidad de nuestros pensamientos y deseos en la vasija más pequeña posible.

Y luego sigue creciendo al agregar cada vez partes nuevas. De esta manera, se convierte en hombre, Adam, quién se extendía hasta los confines del universo. Y su conexión, su mente y corazón, están siendo construidos a partir de todas las piezas rotas contenidas en cada uno de nosotros, ya que cada pieza contiene la mente y el corazón dentro de ella.

La conexión de estas fuerzas es similar a la forma en la que se forma la materia en nuestro mundo, a través de toda la evolución de los niveles inanimado, vegetativo y animado. La materia comenzó a unirse en la misma forma. Y cuando empezamos a unir las piezas, también pasamos por los mismos pasos inanimado, vegetativo y animado, en cuanto a la unidad entre las personas. Esto es llamado los estados espirituales: embrionario,  crianza, madurez (Ibur, Yenika, Mojin).

Es por ello que todo nuestro trabajo depende de la causa por la cual estamos nos unimos, por el bien de que la cualidad de otorgamiento gobierne sobre nosotros, es decir, por el bien del Creador, para Su placer, o por nuestra propia causa, para que esto sea mejor para nosotros, en la que sólo pensamos en nuestra propia condición en este mundo y sobre nuestros cuerpos. Es decir que nos preocupa nuestra existencia corporal y no nos importa reunir la imagen del hombre partiendo de nuestras piezas.

Es por eso que la “oración de 18 bendiciones”, describe el camino espiritual muy bien, la dirección, la intención, el ansia hacia el siguiente paso, por encima del cual el mundo, la sociedad humana tiene que elevarse ahora. Por eso la necesidad de la unidad está revelándose. La única pregunta es: ¿Por qué causa sucede esto?

Y aquí, la humanidad se divide en dos partes. Aquellos que entienden que la unidad es necesaria para alcanzar el nivel humano, la imagen del hombre. Ellos están construyendo activamente esta imagen. Y el resto están relacionados con el deseo, y se unen por el bien de una buena vida en este mundo.

Esta es la forma en la que se dividen: la pantalla es llamada Israel y el deseo es llamado todas las personas que sólo necesitan conectarse con los que hacen el trabajo que recae sobre Israel.

(52557 – De la 1º parte de la lección diaria de Cabalá del 8/25/11, Shamati)

Precursores de la crisis moderna: Un breve estudio a partir del comienzo de la creación
El camino a la unicidad superior
Un hombre justo es el fundamento del mundo

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: