entradas en '' categoría

Lección diaria de Cabalá – 08.01.11

Shamati # 18 “¿Qué significa mi alma llorará en secreto, en el trabajo?”

Descargar: WMV Video | MP3 Audio

El Libro del Zóhar, selecciones, capítulo “Truma 2” (Ofrendas), “Los tres relojes de la noche”, ítem 861, Lección 38

Descargar: WMV Video | MP3 Audio

Talmud Eser Sefirot parte 2, “Or Pnimi”, ítem 80, Lección 5

 Descargar: WMV Video | MP3 Audio

El Libro del Zóhar, selecciones, capítulo “Truma 2” (Ofrendas), “Los tres relojes de la noche”, ítem 861, Lección 30

Descargar: WMV Video | MP3 Audio

Rav Yehuda Ashlag “La Paz”, “Segundo Método: dos autoridades”, Lección 4

Descargar: WMV Video | MP3 Audio

Día de Unidad – 07.31.11

Día mundial de unidad, Lectura acerca de la Unidad

 Descargar: WMV Video | MP3 Audio

La transformación del mundo familiar

El mundo de los egoístas es un lugar de lucha por lo que será el futuro orden mundial. Las comunidades supranacionales y los negocios toman el lugar del estado, el estado pierde poder sobre los medios de comunicación (el Internet), la ciencia y la economía (las cuales se vuelven globales), y esto lo obliga a deformarse en un cuerpo nuevo y flexible, según la medida en la que las nuevas formaciones independientes dejen espacio para ello, mientras que superan a las funciones del estado.

Pero el estado es incapaz de controlar incluso las funciones que aún conserva. Todo el trabajo de las autoridades, que es cada vez más reducido al servicio de la población, provoca un creciente descontento. Sin lugar a dudas, las instituciones privadas deberían ser mucho más eficientes en esto.

El estado, en su forma histórica, está muriéndose. Un nuevo tipo de poder y de sociedad están surgiendo en paralelo y por fuera del estado, y ellos lo eluden. Por ahora, todo se trata del estado, su abolición y su transformación en un solo gobierno mundial.

Además, la gente ya no se siente como una nación o como una sociedad, sino más bien como individuos que están dispuestos a vivir en cualquier lugar, en cualquier país, y no tienden preocuparse con una determinada comunidad o nación. Es evidente que gradualmente, “una nación” desaparece y emerge “un carácter”. El egoísmo nos separa en todos los niveles de nuestra comunicación.

Pero la necesidad por la unificación de todos en aras de su supervivencia y la necesidad de nuevos medios de unificación, se revelará precisamente en este mutuo distanciamiento interior (psicológico) y exterior (cultural, nacional y estatal). Sin embargo, la gente no encontrará tal fuerza e idea en nuestro mundo, a excepción de la que ofrece la Cabalá: la de la garantía mutua. Se elevará la necesidad de una comunidad global unificada. Sólo de esta manera eliminaremos el sufrimiento que surge de nuestra falta de correspondencia con la naturaleza unificada.

(48960)

Lección diaria de Cabalá – 07.31.11

Shamati # 26 “El futuro de uno depende de su gratitud por el pasado, y está sujeto a la misma”

Descargar: WMV Video | MP3 Audio

El Libro del Zóhar, selecciones, capítulo “Truma 2” (Ofrendas) “Las Estrellas”, ítem 841, Lección 37

Descargar: WMV Video | MP3 Audio

Talmud Eser Sefirot parte 2, ítem 3, Lección 4

Descargar: WMV Video | MP3 Audio

Prefacio a la sabiduría de la Cabalá, ítem 46, Lección 29

Descargar: WMV Video | MP3 Audio

Rav Yehuda Ashlag “La Paz”, Lección 3

Descargar: WMV Video | MP3 Audio

Escondido en mi propia sombra

El hombre fue creado con el deseo de disfrutar que aspira a ser llenado, se siente deficiente si no lo es, y ve todo el significado de su existencia en ello. Además de esto, el hombre no tiene sensación. Todas nuestras sensaciones vienen exclusivamente de los placeres que vemos ante nosotros, es decir, de lo qué está construido nuestro mundo. La realidad está compuesta de las imágenes de los placeres que nos pinta nuestra imaginación.

Vemos a nuestro alrededor los mundos inanimado, vegetativo, animado, y a otras personas porque nuestro deseo se compone de cuatro niveles en los cuales experimentamos las imágenes de todos los placeres posibles. Pero si no queremos vivir entre estas ilusiones y deseamos ver el mundo real, tenemos que verlo no a partir del deseo de disfrutar, sino desde el deseo de otorgar. De hecho, es allí donde encontramos nuestra raíz y nuestra relación con esta, es decir, con el Pensamiento de la Creación, su programa y su propósito. Pero el deseo egoísta nos separa de todo esto, del verdadero conocimiento, de la sensibilidad y del propósito.

Tenemos una oportunidad única para acercarnos a la imagen real, para poner un velo sobre el cuadro pintado para nosotros por nuestro egoísmo. Y no es que debamos dejar de ver todo esto, sino más bien dejar de darle tanta importancia como lo hacemos hoy. En vez de ello, debemos buscar la imagen de las raíces que yacen detrás, lo que emerge en los deseos mismos si ellos cambian de dirección desde la recepción hacia el otorgamiento.

El deseo es uno, pero todas sus partes (el inanimado, vegetativo, animado y humano) deben transformarse en otorgamiento. Y entonces veremos las raíces de esa imagen que es vista en nuestro deseo de recibir placer para nosotros mismos.

Esto se hace por medio de “la sombra de la santidad”. Después de todo, cuando una persona se esfuerza por este tipo de sombra, trata de hacerla ella misma. Pero pronto descubre que es incapaz de ello. Encuentra que su vuelo desde el deseo de disfrutar y el tratar de poner una “sombra” en esto, es decir que tratar de hacer la pantalla, la restricción, y el trabajo por encima de ella, es imposible sin ayuda externa. ¡Se requiere de un milagro!

Un milagro es algo que está fuera de las manos de la persona y no está disponible directamente para él como un medio obvio. Y gradualmente llega a la conclusión de que la misma raíz, la fuerza superior que quiere develar, debe ayudarlo y entregarle el ocultamiento.

Sin embargo, puesto que la persona lo pide por su propia voluntad, le es contado como si él hubiera creado esta sombra. Y así él oculta su deseo de disfrutar más y más, lo cual es considerado como “no hagas a alguien lo que es odioso para ti”, y él adquiere la propiedad de Bina, otorgamiento, para otorgar (Jafetz Jesed).

Y cuando él termina el trabajo y se eleva por encima de todos sus deseos egoístas al Monte Sinaí, comienza a trabajar, incluso a recibir para otorgar, en “amar a su prójimo como a sí mismo”. Gradualmente, cada deseo se convierte en otorgamiento, y así sucesivamente hasta el final de la corrección.

Todo esto se logra por medio del ocultamiento o la llamada “modestia”. Se trata del trabajo en el cual la persona está buscando la manera de ocultar su deseo de disfrutar, de no utilizarlo directamente, de manera egoísta, y ciertamente de no utilizarlo instintivamente sin pensar, sino solamente después de rigurosos análisis y pruebas. Esta es la primera etapa de nuestro trabajo.

Si el ser humano en nosotros aprende a ocultarse del deseo de disfrutar dentro de nosotros, él se separa de este deseo y se eleva por encima de la pantalla. Y en ese momento, él es conectado con la raíz y hace los cálculos por encima de la razón. Así él sigue caminando la senda y avanza.

(49209 – De la 1º parte de la lección diaria de Cabalá del 7/25/2011, Shamati # 39)

Está claro cuál es la enfermedad. Es tiempo de tratarla

Muy pronto, encontraremos resistencia en todo el mundo. Hasta ahora, no somos muy llamativos, pero la resistencia está esperándonos en un futuro. Al fin y al cabo, el mundo no entiende que el mal se revela para que nos elevemos encima de este.

El mundo simplemente quiere eliminar este mal, mientras que nosotros, por el contrario, tenemos que corregirlo. Como está dicho: “El héroe más grande es quien convierte al que lo odia en su amigo”. Entonces, la serpiente, el ángel de la muerte, se convierte en un ángel santo.

Por esta razón debemos tener una actitud creativa hacia todas las dificultades y la oposición, buscando una oportunidad de usarlas para construir otorgamiento y vida eterna. Toda la diferencia entre un mundo roto y uno corregido está en la manera en que usamos nuestro deseo. Sólo necesitamos cambiar la intención de egoísta a altruista.

Debemos explicarle esto a todos al mostrarles la esencia de la ruptura o, hablando en lenguaje moderno, la esencia de la crisis. Se trata exclusivamente de la revelación del mal de nuestra naturaleza. Sólo puede ser corregido al elevarse por encima del uso egoísta de los deseos hacia el amor. Este es el único lugar donde tenemos libre albedrío, mientras que las personas no tienen ninguna libertad en todos los otros aspectos.

Mientras más consistentes seamos, más seguros y serios estaremos, y más rápido entenderemos que estamos en la guerra del Creador y Amalek que sucede en todas las generaciones. Amalek es la completa esencia del mal, nuestro egoísmo, su verdadera esencia. La guerra sucede en “todas las generaciones”, lo que significa que sucede en cada etapa de nuestra existencia, de una reencarnación a la otra.

Es por eso que es muy importante reunir datos científicos acerca de la crisis en todo el mundo. Los científicos no tienen nada que ver con la Cabalá, y nosotros, con los resultados de sus estudios mostramos que el estado de la crisis es esencialmente el resultado del egoísmo humano. Sólo la unidad puede servir como el remedio a esta enfermedad, la unidad de todos nosotros por encima del egoísmo.

Usaremos un lenguaje accesible para explicar al mundo la visión cabalística del estado de aflicción y del estado saludable. Entonces, lo único que restará es “prescribir el medicamento”, completar el vínculo de intermediario. Señalar la enfermedad con el signo menos y el estado corregido con el signo más.

El problema es que las personas no saben cuál es la solución. Para ellos, el remedio es un gran signo de interrogación.

Hoy en día, ya es claro que nuestro ego es la causa de la enfermedad y que nuestra recuperación está conectada al otorgamiento. Entonces, ¿cuándo seremos capaces de salir de la crisis? Una vez que estemos unidos. Así, nuestra meta es alcanzar la garantía mutua de manera que todos estemos fusionados como uno.

Sin embargo, el mundo está evitando esta solución porque el egoísmo no desea la unidad. No nos dejará hasta que comencemos a sofocarnos. Debe ser así para llevarnos directamente a la meta: a la necesidad de unirnos. El egoísmo continúa revelándonos su maldad hasta que realmente nos resulte insoportable. Sólo entonces seremos capaces de escapar de nuestro ego hacia la cualidad de otorgamiento y entonces convertiremos el egoísmo real en otorgamiento.

(50510 – De la Lección 3, Convenio en Alemania del 8/6/2011)

Egoísmo: Una verdadera guía hacia un futuro mejor

El origen de nuestro camino espiritual se encuentra en la ruptura. Debemos considerar nuestro egoísmo, la alienación y el odio entre nosotros, como el fundamento preliminar correcto para la corrección.

Cuando Rabí Akiva vio la tierra estéril en lugar del templo, se rió y se regocijó. El fue el hombre más sabio de su generación, un gran cabalista. Le preguntaron cómo podía regocijarse ante el colapso de una santidad tal como la aspiración para el otorgamiento, que había sido vencida, y del principio de amar al prójimo como así mismo que había sido profanado. ¿Podía la caída de todas las esperanzas ser realmente una razón para alegrarse?

Él respondió: “Nunca he creído, nunca he sabido, y nunca he sentido que seríamos capaces de atraer la corrección general. Pero ahora, una vez que nuestra estructura espiritual ha sido destruida, una vez que el amor que reinaba entre nosotros se ha roto, y las personas han caído en el odio infundado, estoy convencido de que esta ruptura final nos conducirá hacia nuestra corrección general, hacia la redención completa”.

Es por esto que todo lo que nos es revelado en cada momento de nuestras vidas es la ruptura que necesitamos corregir. No importa lo que me suceda, desde los temas centrales de la vida hasta las cosas insignificantes en la familia o en el trabajo, en todo aquello que ocurre dentro de mí, con mi bienestar, relaciones con mis familiares, amigos, personas, y en el mundo, en toda la realidad, todo llega a revelarse sólo para el propósito de la corrección.

Cada vez,  una nueva imagen se describe ante mí,  la cual se adentra más profundamente en mi egoísmo. En esta imagen, debo ver el resultado de la influencia constante de la Luz que esencialmente, activa cada vez las capas más profundas dentro de mí.

Nosotros percibimos el mundo en nuestro ego, y es por esto que necesitamos corregirlo. Entonces, ¿Qué es esta corrección? Esta lleva a la gente hacia la unidad. Especialmente ahora, cuando todo el mundo empieza a darse cuenta del mal del estado presente, nosotros les ayudamos a sentir y a entender que el “mal” es nuestra mala inclinación.

Nuestro egoísmo es la causa de todo lo malo. Vemos esto en las cosas que están sucediendo. Incapaces de llevar al mundo al orden, las personas lo están destruyendo, arruinándose a sí mismas, rompiendo las relaciones, y destruyendo la naturaleza. Somos incapaces de movernos hacia la bondad y de hacer una vida buena con el mal que está oculto en nosotros.

La crisis se vuelve cada día más aguda. En otras palabras, estamos descubriendo que nuestro egoísmo está destruyendo todo y no nos permite normalizar, equilibrar y mejorar nuestras vidas. Por otra parte, debemos entender que este nos está guiando hacia el camino correcto y nos ayuda a dirigirnos hacia la corrección y la bondad. Es similar a la manera en la cual se manifiesta una enfermedad y nos muestra cómo tratarla.

Ya que nos damos cuenta de esto, debemos estar agradecidos a nuestro egoísmo y amarlo por mostrarnos el lugar que necesita corrección. Está escrito que  el Faraón trajo a los hijos de Israel más cerca del Creador. Él empezó a presionarlos, y al final, ellos tuvieron que escapar de Egipto. De lo contrario, habrían permanecido allí.

Es por esto que está escrito: “Ve hacia Faraón porque yo he endurecido su corazón”.  Aquí hay dos opuestos, y no debemos olvidarlo. No importa el mal que encuentres, en lugar de destruirlo, necesitas corregirlo.

(50515 – De la Lección 3, Convención en Alemania del 8/6/2011)

Lección diaria de Cabalá – 08.10.11

Shamati # 52 “Una transgresión no cancela una Mitzva”

Descargar: WMV Video | MP3 Audio

El Libro del Zóhar, selecciones, capítulo “Jukat” (El estatuto), “un hombre que se quitó su zapato”, ítem 12, Lección 2

Descargar: WMV Video | MP3 Audio

Talmud Eser Sefirot parte 2, “Or Pnimi”, ítem 100, Lección 7

Descargar: WMV Video | MP3 Audio

Prefacio a la sabiduría de la Cabalá, ítem 55, Lección 32

Descargar: WMV Video | MP3 Audio