¿Qué proporción deberá alcanzar el Faraón?

Pregunta: ¿Cómo puedo detenerme y evitar cometer errores cuando sé que estoy siendo guiado por mis sentimientos y no estoy actuando bien? Y por otro lado, ¿tenemos que caer para crecer…?

Respuesta: En efecto, “El justo cae y se levanta mil veces”. Es sólo al pasar a través de la experiencia de muchos descensos y decepciones, grandes dolores y errores por los que tenemos que pagar, que finalmente alcanzamos la conclusión y la comprensión de que tenemos que elevarnos por sobre nuestra naturaleza egoísta. Al final, entendemos que nunca seremos capaces de unir la mente y los sentimientos, mientras permanezcamos dentro del egoísmo.

Esta es la imagen que estamos viendo en el mundo de hoy en todos los países. Mentalmente todo el mundo entiende que estamos entrando en una crisis horrible, pero no podemos parar. El egoísmo empuja a la persona hacia adelante y termina siendo más fuerte que la mente, y por lo tanto, el hombre sigue actuando de acuerdo a él.

Él no puede hacer nada por el mismo. No importa cuánto intentemos dirigir y advertir al mundo, nadie nos escuchará. Pero estamos haciendo esto con el fin de mostrar a todos que hay un método de corrección, la Cabalá. Mas tarde, cuando se enfrente a los hechos, el hombre se convencerá en la práctica que está tropezándose con los problemas en todos los rincones, sea en la economía, en la educación, o en cualquier otra cosa. Y desde allí él entenderá que la Cabalá habla acerca de la corrección. De otra manera, podrás repetir la misma cosa una y mil veces y nadie te escuchará.

El mundo no aceptará esta solución hasta que llegue a una total desesperación y al entendimiento de que su mente y sus sentimientos son como dos polos que nunca se unirán. La gente seguirá cometiendo nuevos errores. Y mientras esto suceda, nadie será capaz de ayudarle. La única solución es elevarse por encima de nuestra mente material y a los sentimientos por el bien de la meta espiritual. Allí serás capaz de unir tu mente y tu corazón en la línea media, y así tendrás éxito. Esto es debido a que ellos empezaran a trabajar juntos en un solo paquete. ¡El corazón entenderá!

Pero en nuestro mundo esto nunca sucede y siempre estamos obligados a elegir: o el corazón o la mente. ¡Uno o lo otro!

Somos atraídos cada vez más hacia la crisis con cada día que pasa. Hoy un nuevo giro de la crisis está empezando, y pronto se hará evidente. Un golpe, otro, y otro y el hombre eventualmente entenderá. De esta manera el Faraón, nuestro deseo de recibir, nuestro ego, nos acerca al Creador, obligándonos a entender que tenemos que ocultarnos de él.

Es como si el faraón supiera que los hijos de Israel finalmente huirían de él. Así que, ¿por qué el debería ponerse a sí mismo bajo los golpes? Pero así es como él está hecho, él se lleva a si mismo hacia los golpes. La persona sufre, y no le queda ningún remedio más que huir de esta fuerza maligna.

El Faraón es el reflejo opuesto al Creador dentro de nosotros. La única pregunta es: ¿A qué proporciones tendrá el que llegar para que decidamos huir de él? Esto depende de la diseminación de la Cabalá, de la comprensión de la gente y de la unificación en el grupo.

(De la 1º parte de la lección diaria de Cabalá del 8/8/11, Shamati)

Material relacionado:

Cuando las preguntas del faraón nos superan

¿Podría ser que el Faraón fuera un judío?

Momentos de Cabalá- “Aprender del Faraón”

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: