Egoísmo: Una verdadera guía hacia un futuro mejor

El origen de nuestro camino espiritual se encuentra en la ruptura. Debemos considerar nuestro egoísmo, la alienación y el odio entre nosotros, como el fundamento preliminar correcto para la corrección.

Cuando Rabí Akiva vio la tierra estéril en lugar del templo, se rió y se regocijó. El fue el hombre más sabio de su generación, un gran cabalista. Le preguntaron cómo podía regocijarse ante el colapso de una santidad tal como la aspiración para el otorgamiento, que había sido vencida, y del principio de amar al prójimo como así mismo que había sido profanado. ¿Podía la caída de todas las esperanzas ser realmente una razón para alegrarse?

Él respondió: “Nunca he creído, nunca he sabido, y nunca he sentido que seríamos capaces de atraer la corrección general. Pero ahora, una vez que nuestra estructura espiritual ha sido destruida, una vez que el amor que reinaba entre nosotros se ha roto, y las personas han caído en el odio infundado, estoy convencido de que esta ruptura final nos conducirá hacia nuestra corrección general, hacia la redención completa”.

Es por esto que todo lo que nos es revelado en cada momento de nuestras vidas es la ruptura que necesitamos corregir. No importa lo que me suceda, desde los temas centrales de la vida hasta las cosas insignificantes en la familia o en el trabajo, en todo aquello que ocurre dentro de mí, con mi bienestar, relaciones con mis familiares, amigos, personas, y en el mundo, en toda la realidad, todo llega a revelarse sólo para el propósito de la corrección.

Cada vez,  una nueva imagen se describe ante mí,  la cual se adentra más profundamente en mi egoísmo. En esta imagen, debo ver el resultado de la influencia constante de la Luz que esencialmente, activa cada vez las capas más profundas dentro de mí.

Nosotros percibimos el mundo en nuestro ego, y es por esto que necesitamos corregirlo. Entonces, ¿Qué es esta corrección? Esta lleva a la gente hacia la unidad. Especialmente ahora, cuando todo el mundo empieza a darse cuenta del mal del estado presente, nosotros les ayudamos a sentir y a entender que el “mal” es nuestra mala inclinación.

Nuestro egoísmo es la causa de todo lo malo. Vemos esto en las cosas que están sucediendo. Incapaces de llevar al mundo al orden, las personas lo están destruyendo, arruinándose a sí mismas, rompiendo las relaciones, y destruyendo la naturaleza. Somos incapaces de movernos hacia la bondad y de hacer una vida buena con el mal que está oculto en nosotros.

La crisis se vuelve cada día más aguda. En otras palabras, estamos descubriendo que nuestro egoísmo está destruyendo todo y no nos permite normalizar, equilibrar y mejorar nuestras vidas. Por otra parte, debemos entender que este nos está guiando hacia el camino correcto y nos ayuda a dirigirnos hacia la corrección y la bondad. Es similar a la manera en la cual se manifiesta una enfermedad y nos muestra cómo tratarla.

Ya que nos damos cuenta de esto, debemos estar agradecidos a nuestro egoísmo y amarlo por mostrarnos el lugar que necesita corrección. Está escrito que  el Faraón trajo a los hijos de Israel más cerca del Creador. Él empezó a presionarlos, y al final, ellos tuvieron que escapar de Egipto. De lo contrario, habrían permanecido allí.

Es por esto que está escrito: “Ve hacia Faraón porque yo he endurecido su corazón”.  Aquí hay dos opuestos, y no debemos olvidarlo. No importa el mal que encuentres, en lugar de destruirlo, necesitas corregirlo.

(50515 – De la Lección 3, Convención en Alemania del 8/6/2011)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta