“El signo más” y “el signo menos” unidos por el trabajo mutuo

En nuestro mundo el amor y el odio son dos sentimientos diferentes y contradictorios. No podemos unir estos dos opuestos y no entendemos que amamos a uno porque odiamos al otro.

Pero en el mundo espiritual, ellos son uno. Dos opuestos se unen y resulta que amo y odio en el mismo lugar, es decir, recepción y otorgamiento, mi separación con el prójimo y mi aspiración hacia él ocurre en un solo lugar. Todo esto viene de una condición, de un grado, de mi propio estado, en el cual siento odio y amor en el mismo lugar. Percibo estos dos opuestos como uno todo.

Esto es igual a la electricidad, la cual es imposible sin un positivo y un negativo. En el mundo espiritual, el más y el menos trabajan juntos por encima de una materia, por encima de una conciencia. Por un lado, existe un negativo y por el otro, existe un positivo, y yo estoy en el medio. ¡El mundo espiritual es especial porque en él, los opuestos se unen!

Por lo tanto, unámonos en garantía mutua, por sobre todas las diferencias y desacuerdos. No importa con qué cualidades haya nacido cada uno, ni cómo piense. Lo más importante es que nos unamos por encima de todo eso. Es similar a la manera en la que se hace en el mundo espiritual, donde el trabajo se realiza mediante la fe por encima de la razón.

Con este enfoque, nosotros alcanzaremos la espiritualidad. Y entonces ya no nos molestarán nuestras diferencias, sino que las usaremos para revelar un mayor grado de unidad.

(50867 – De la 1º parte de la lección diaria de Cabalá del 8/10/11, Shamati)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta