No hay nada peor que la indiferencia

Tenemos que luchar contra la indiferencia porque es el peor estado posible.La indiferencia es llamada muerte.
Respetamos mucho las dos formas que están opuestas a ella: el amor y el odio.

El Faraón, Haman y todos los demás pecadores descritos en la Torá son personajes muy importantes. Sin ellos, no seríamos capaces de alcanzar la santidad. Recibimos todas nuestras vasijas y deseos de ellos. Todos los hombres justos se enfrentan a ellos, porque el Creador los hizo para que estuvieran uno contra el otro.

Por lo tanto, no importa si una persona apoya una causa o protesta contra ella. Lo más importante es que se preocupa mucho por eso, en lugar de ser indiferente, sentir que no es “ni de aquí ni de allá.”

Es posible despertar una chispa en cualquier persona. Esta chispa se esconde en cada persona porque tiene su origen en la vasija rota. Por lo tanto, definitivamente tiene una chispa espiritual y esta puede ser despertada. La única pregunta es: ¿cuán profundamente está oculta?.

Sin embargo, cuando esta chispa se despierta, la persona podría reaccionar negativamente: una persona no quiere saber de eso y se maldice a sí mismo, al Creador, a la Cabalá y a todo el camino hacia el otorgamiento. No está de acuerdo con eso y lo odia todo. Pero Baal HaSulam dice que esto no importa. Es lo mismo que si estuviera de acuerdo con eso, lo mismo que si lo quisiera porque está revelando su deseo de esta forma. Inclusive si el deseo está dañado, él ya lo tiene.

(De la primera parte de la lección diaria de Cabalá 31/7/11, Shamati)

Material relacionado:
¿Quién me ayudará?
No pierdas tu oportunidad
Disponible sólo hoy, ¡Un préstamo espiritual en condiciones rentables!

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta