No te quepa duda que ganarás en grande

El trabajo interno comienza con nuestra aspiración de salir de nosotros mismos hacia la unidad. Y el éxito de la unidad es medido según la cantidad en la cual contradiga a nuestro deseo, de acuerdo con las fuerzas que obstruyen y combaten la unidad. Pero estas fuerzas de resistencia son en realidad “la ayuda de lo opuesto”, ya que muestran a la persona donde tiene que hacer aun esfuerzos para corregirse a sí misma.

Así es como, poco a poco el avanza más y más. Él trata de conectarse con el prójimo y de otorgar, y continuamente recibe repulsión, dificultades, sobrecarga de su corazón, y la comprensión de su error, lo que le permite corregir su dirección. En la medida en la que esto se repite una y otra vez, esto se acumula gradualmente “centavo a centavo en una gran suma”, hasta que finalmente, el “pago” llega, lo cual significa que él realmente revela la fuerza del otorgamiento, la fuerza de la fe.

¡La parte más importante de este trabajo es no darse por vencido! Después de todo, empezamos en este camino siendo completamente egoístas (Lo Lishma) y pensando solamente en cómo ganar, y cómo ganar mucho de este. No lo conectamos con otra gente para nada y no sentimos quien es el “prójimo“.

Por ahora, nuestras acciones son similares a las de un bebé que acaba de nacer y no tiene la menor idea de lo que está haciendo. Él ni siquiera siente lo que los otros están haciendo por él. Pero con el tiempo, gradualmente comienza a sentir, a oír, y a ver algunas cosas, y a reaccionar de alguna manera. ¡Es así como él crece! ¡Y nosotros crecemos en la espiritualidad de la misma manera! Tenemos que hacer esfuerzos en cada momento de nuestra vida, como un niño; con la diferencia de que el niño es empujado a crecer instintivamente por la naturaleza.

En realidad, la persona no está obligada a hacer más de lo que es capaz de hacer. ¡Lo más importante es intentar! Y desear otorgar al menos un poco, en la manera en la que sea capaz. ¡Está claro que esta aspiración no es por el otorgamiento real, pero eso no importa! Lo más importante es el deseo, y el verdadero deseo nacerá de estos esfuerzos. Es similar a un niño que desea convertirse en un adulto, y en virtud de sus esfuerzos por convertirse en grande, por entender y por sentir, por hacer algo, él crece.

(De la 1º parte de la lección diaria de Cabalá del 8/14/11, Shamati)

Material relacionado:
El estimulador: todos los esfuerzos se trasformarán en una recompensa
El esfuerzo viene de abajo y la sensación de Arriba
Haz tu trabajo como un profesional

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta