Restríngete hasta un punto

Pregunta: ¿A qué nos referimos con “unidad” cuando le hablamos al mundo?

Respuesta: Unirnos de acuerdo a la condición de garantía mutua significa ser como un hombre con un corazón. Para unir los corazones en uno, unir todos los deseos en un deseo de la manera en la que estaba antes de la ruptura de las vasijas, atravesamos dos etapas.

En el primer estado neutralizamos el deseo de recibir por el bien de recibir y por lo tanto llevamos a cabo el estado de Jafetz Jesed, “No hagas a otro lo que es odioso para ti mismo”. En virtud de esto ya no daño a mi prójimo. Yo ya no juzgo a la persona según lo buena o mala que sea, si puedo utilizarla, controla, y engañarla.

Yo ya no busco sacar provecho de todo el mundo. Simplemente no quiero nada. Una vez que alcance la magnitud completa y el engaño de mi mal que me empuja a dañar a los demás a cada segundo, yo anhelo minimizar al máximo el uso de mis deseos. Yo sólo pido por las cosas de las cuales no puedo prescindir, las necesidades básicas, con la esperanza de que luego alcanzaré el atributo de otorgamiento.

Quiero convertirme en un punto, al igual que Maljut que se incluyen en Bina. Solo en un punto. Es como si yo no existiera. Mi “yo” está incluido en Bina y dedicado a ella, como una gota de semen en el útero. Por ahora sólo soy una gota que no existe en virtud de sí misma, sino en razón del superior.

Este es el primer estado en el cual nuestros corazones no están unidos todavía, pero tampoco se repelen entre sí.

En la etapa siguiente, comienzan a acercarse, como está escrito: “Amarás a tu prójimo como a ti mismo”. Con todo mi corazón (porque no tengo otros instrumentos), reviso el corazón del prójimo y veo en qué medida puedo llenarlo y recibir de él. Mi corazón trabaja totalmente para servir y llenar su corazón, y él me trata de la misma manera. Esta es la unidad de los corazones, que alcanzamos al llevar a cabo el principio del amor al prójimo como a nosotros mismos, convirtiéndonos por tal razón en un hombre con un corazón.

(49468 – De la 5º parte de la lección diaria de Cabalá del 27/07/11, “La Paz”)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: