Todo el mundo está ante el Monte Sinaí

Para que el estudio se vuelva un “elíxir de vida” en vez de una “poción de muerte”, tiene que comenzar con la intención de atraer la Luz que reforma. Tenemos que estudiar y abrir el libro sólo por el bien de nuestra corrección.

La Cabalá y todos los otros libros sagrados, sin importar en qué lenguaje estén escritos (por ejemplo, el Talmud y la Mishná usan el lenguaje de insinuaciones y alegorías) son descripciones de nuestra conexión con la Luz, de nuestros estados espirituales. Todos esos libros, escritos por sabios, por cabalistas en el transcurso de toda nuestra historia, hablan del mundo espiritual, de nuestros estados elevados.

Si una persona estudia con el objetivo de alcanzar los estados y grados espirituales de los que nos hablan los cabalistas, como un niño que quiere crecer, entonces primero alcanzamos la revelación de nuestro propio mal. Está escrito, “Creé la inclinación al mal y en adición, la Torá, el medio para su corrección”.

Mientras estuvimos en el “exilio”, todo eso estuvo oculto, pero ahora estamos comenzando a salir del exilio final. Y justo como durante el éxodo de Egipto, hoy una vez más estamos ante la recepción de la Torá, si deseamos llegar a ser “como un hombre con un corazón”, a alcanzar la garantía mutua al igual que ante el Monte Sinaí.

Una montaña de odio ha sido revelada frente a nosotros (Sinaí viene de la palabra Sinnah odio). Pero aun a pesar de eso, nos unimos con la ayuda de nuestros puntos en el corazón, la cualidad superior, el Moisés en nosotros que tira hacia arriba y nos guía a través del desierto, a través del “periodo de preparación” hacia la entrada de la “Tierra de Israel”, es decir del deseo por el bien del otorgamiento.

Así es como toda la humanidad está ante la montaña del odio hoy en día. Se nos está revelando como una para todos y es llamada la crisis global. Todos estamos en el mismo estado, pero no todos lo entienden plenamente aún, similar a la manera en la que ese grupo de personas incluía tipos diferentes también, hombres, mujeres, ancianos, y niños que apenas si entendían lo que estaba sucediendo.

No obstante, todos están comenzando ya a sentir este estado. Es sólo que algunos ya entienden que la causa de todo ello es nuestro ego y el odio que nos divide, mientras que otros aún lo experimentan como una mala situación financiera. Cada persona siente algún tipo de carencia dependiendo de sus cualidades, su entorno y sus necesidades: una persona carece de un apartamento, otra de queso cottage, una tercera de algo más, y así en toda la humanidad, en cada persona.

(50972 – De la 1º parte de la lección diaria de Cabalá del 8/11/11, Escritos de Rabash)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta