Una mujer hermosa, una casa hermosa, y hermosas vasijas

Los sabios dijeron: “Tres razones aumentan la sabiduría del hombre: una mujer hermosa, una casa hermosa, y hermosas vasijas”. La “mujer hermosa” es Maljut, que se vuelve tan hermosa porque yo quiero entrar en la Shejiná, en la reunión de todas las almas, y conectarme con todos los otros que buscan otorgar.

Las almas de los grandes cabalistas de todas las épocas y generaciones, quienes se han transformado a sí mismos, y todos los que se esfuerzan por la corrección ya están ahí. Aquellos como yo, son considerados mis amigos, y aquellos que me siguen en la escalera espiritual y obtienen ayuda de mí son llamados mis discípulos. Juntos, queremos pertenecer a un alma común, la Shejiná, considerada como una “mujer hermosa”.

Una “casa hermosa” y “hermosas vasijas”  son específicas para una persona que quiere corregir su corazón, todos sus deseos; ellos son los órganos particulares de la Shejiná. Cada día, él se conecta con ella para ver qué más puede depositar ahí porque cada partícula se añade a la cuenta colectiva.

Así avanzamos, paso a paso, y por encima de todo, debemos seguir siendo sensibles. Cada día se nos dan nuevas oportunidades para aproximarnos al otorgamiento, pero no el “combustible”, el despertar, esto se hace así para que yo lo traiga por mi cuenta. De otra manera, actuaría como una marioneta que voltea llevada por hilos, es decir, puramente por instinto, como un animal.

Pero se me dio libre albedrío para elegir, la toma de consciencia de que no me siento inspirado y que a pesar de ello debo levantarme, sin ningún deseo de hacerlo, y comenzar el día, superando la sensación de pesadez: física y emocional, la confusión en la mente y otras molestias, estados desagradables, pensamientos en contra del otorgamiento y problemas externos. Y debo dar gracias por todos esos obstáculos como por los nuevos estados, sobre los cuales necesito elegir mi actitud hacia la Shejiná, Maljut del mundo de Atzilut que unifica todas las almas.

Ahí, dentro de esta, quiero vivir conectado con todos al mismo tiempo y ver la humanidad corregida. Y quiero que cada día sea para mí como un día nuevo; es decir, quiero llevar a cabo, una vez más, cada propiedad de manera que cada gota sea depositada en la gran cuenta conjunta. Y así ascendemos.

Si la persona trabaja de esta manera y busca en todos sus estados personales llegar de las “hermosas vasijas” (deseos) a una “casa hermosa”, un corazón corregido, y reunirse con la “mujer hermosa”, Maljut del mundo de Atzilut, entonces él combina todas esas tres condiciones y recibe la mente superior. Es decir, él se eleva por encima su deseo corrupto de recibir placer, con la intención de otorgar.

La santa Shejiná son nuestras intenciones que podemos transformar por encima de nuestros deseos rotos.

(52009 – De la 1º parte de la lección diaria de Cabalá del 21 de Agosto del 2011, Shamati # 9)

Material Relacionado:

El juego de la luz y la vasija
El método para alcanzar una plenitud infinita
Convertirse en una vasija para la luz

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: