¡Atrapen al ladrón!

Pregunta: En nuestro mundo se acostumbra disminuirse ante una persona que consideras importante ¿Por qué es tan difícil disminuirse en el mundo espiritual?

Respuesta: En nuestro mundo nos disminuimos ante una persona importante porque al hacerlo, obtenemos una ganancia. Nuestro egoísmo lleva a cabo acciones que le proporcionan una ganancia. Si una persona es influyente, poderosa, y rica, entonces vale la pena que yo me disminuya y esté a su lado, servirlo, porque sé que usualmente la persona pequeña recibe de la grande, y yo también espero recibir algo.

Así es como acostumbramos actuar en este mundo. Y si no actuamos de esa manera, entonces recibimos golpes que nos hacen aprender este principio. Supón que no quiero prestar atención a lo que me dice un policía. Entonces recibo una multa o soy llevado a la corte donde recibo un castigo. Entonces la próxima vez prestaré atención. Es decir, en nuestro mundo es conveniente desde el punto de vista egoísta escuchar a una persona con poder, y si no entiendo esto, entonces la vida me educará con golpes.

¡Sin embargo, esto no funciona en relación con el Creador porque Él está oculto! Al fin y al cabo, si Su cualidad de otorgamiento se te revelara, entonces correrías tras Él como un ladrón que corre al frente de la multitud, gritando, “¡Atrapen al ladrón!”. Parecería que amas al Creador desde el fondo de tu corazón porque puedes recibir mucho de Él ¿Quién no quisiera adherirse a esta fuerza, que controla todo el mundo? Es claro que eso es lo que hacen todas las personas.

Es por eso que el Creador no puede revelarse a nosotros como grande, poderoso, y generoso. Sólo puede revelarse como un ejemplo de la cualidad de otorgamiento, la cual tenemos que adquirir por nuestra cuenta. Pero en ese caso no lo querrías y huirías de Él. Es por eso que Él no puede revelarse ante ti, ni por el lado bueno ni por el lado malo, ni desde el lado del llenado, ni desde el lado de la intención.

Lo único que nos queda es trabajar con el entorno. El Creador nos da un pequeño deseo por el otorgamiento, pero todo lo demás debe ser revelado por nosotros en el entorno que nos inspira a otorgar, a construir nuestro deseo por la fuerza superior. Recibimos ayuda y despertar desde arriba solamente según el grado de nuestro esfuerzo en los estudios, en el entorno, y en la diseminación.

Es imposible avanzar de otra manera. De otra manera lo perseguiremos a Él, deseando devorarlo, o huir de Su cualidad de otorgamiento, al ser asustados por la posibilidad de volvernos de esa manera.

(53599 – De la 1º parte de la lección diaria de Cabalá del 9/4/11, Shamati)

Material relacionado:
No te sientas culpable, como un ladrón atrapado
Ayuda para no convertirme en un ladrón
Una Unión de Egoístas

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta