Amalec, un enemigo astuto

Para una persona que aspira hacia la espiritualidad, no hay mayor enemigo que Amalec. Cuando Amalec se hace cargo, nos sentimos cansados, confundidos y perdemos la importancia del trabajo espiritual. Él aleja nuestro deseo de hacer esfuerzos para descubrir al Creador y de ser como Él. Empezamos a encontrar muchas razones por las cuales no vale la pena hacerlo. Y esto se llama el poder de Amalec.

Él no viene a nosotros como a un enemigo obvio o revelado, sino que se entromete discretamente e implanta una sensación de cansancio, pereza, haciendo que la espiritualidad parezca no tener importancia. Tú puedes hacer mil cosas diferente en vez de desempeñar un rol muy importante, específico y bien definido de acción que te llevará a la meta. ¡Estás listo para hacer cualquier cosa menos eso! Esto se llama Amalec.

Él no se revela como un atacante y un enemigo odioso que tú sabes que tienes que destruir.

(54522 – De la 1º parte de la lección diaria de Cabalá del 9/2/2011, artículo de Rabash)

Material relacionado:
¿Existe vida sin una pantalla?
La indiferencia mata silenciosamente, como una astuta serpiente
¡Larga vida a los que no son indiferentes!

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: