Conocimiento, no órdenes

Al conducir el proceso espiritual, nosotros no “imponemos arreglos” en las masas ni damos órdenes a nadie. Nosotros sólo pasamos el conocimiento a la gente.

Por algunas horas al día estudio reportajes y artículos analíticos de los eventos que tienen lugar hoy en día en el mundo. Yo no doy todo por sentado, sino que realizo mis propios análisis, formando mi propia perspectiva de las cosas, basado en lo que realizo.

De la misma forma exacta, dejamos a la gente la libertad de opinión. Únicamente les pasamos el método, lo que la Naturaleza en sí misma “impone” sobre nosotros. Este método se basa en una investigación científica.

Por ejemplo, muchas de las cosas que leo ahora me son familiares de mi estudio de las leyes del sistema y de la cibernética. La cibernética es una ciencia acerca de los sistemas y su regulación en diferentes esferas: biológica, mecánica, natural, ecológica etc. Muchas formulas describen ciertos niveles de regulación: de entrada, de salida y de búsqueda del estado. Esta se relaciona con el lanzamiento de cohetes, con el movimiento en determinadas condiciones, y así sucesivamente.

Supongamos que un tren tiene que llegar al punto B  desde el punto A, utilizando la menor cantidad de combustible, con una mínima amortización de mecanismos, yendo a una velocidad mínima y máxima en el cruce de ferrocarril, sin aceleraciones o frenadas repentinas. Cumplir de la mejor manera, digamos, veinte condiciones similares, es uno de los problemas de nuestra correcta regulación. En nuestro organismo, miles de parámetros se equilibran los unos a los otros y se reducen a una fórmula unificada llamada “vida” en relación con el mismo principio.

Entonces, hoy en día tenemos que explicar a todas las personas lo que ocurrirá si no cumplimos con la fórmula de garantía mutua, según la medida en la que se nos revela hoy en día. En realidad, estamos hablando acerca de la Maljut del mundo del Infinito corregida y equilibrada, pero somos guiados por medio del momento presente. Al ignorar la fórmula de la garantía mutua, sufriremos una pérdida; simplemente debemos aprender a cumplir con sus parámetros.

Por lo tanto, nuestro enfoque es informativo. Es así cómo se les enseña también a los estudiantes en una universidad para que más tarde ellos puedan aplicar en la vida el conocimiento recibido. La persona necesita aprender la reciprocidad en su interrelación con los otros, y él tiene que aprenderlo por sí mismo, sin recibir folletos de nosotros.

Hoy en día virtualmente no existen profesiones que requieran de una persona que no sea inteligente. Después de todo, no es un animal. Que excave un agujero, pero incluso aquí además de la fuerza física, necesita la cabeza.

Por lo tanto, al entrenar gente para interactuar correctamente, les presentamos un campo de acción para la mente y los sentimientos. No les dejamos en el nivel animado ya que la garantía mutua se relaciona con el grado humano: Es decir el humano dentro de mí reflexiona cómo coexistir con los demás. Estamos hablando de un desarrollo interno, de un desarrollo sensorial.

No es accidental que hoy en día las personas estén buscando la interconexión, salen a las protestas, y exigen justicia social y unificación universal. Esto es lo que a ellos les falta, y nosotros les explicamos que estos son los dictados de la Naturaleza, de acuerdo con esta, nosotros mismos debemos establecer una conexión entre nosotros. La comunicación mutua, la garantía mutua, es la ley del sistema integral que representamos.

(53614 – De la 5º parte de la lección diario de Cabalá del 9/4/2011, “La Nación”)

Material relacionado:
Pasando la Luz del Alcance hacia la cadena de las almas
El Día de la Expiación es un día de alegría
El sendero para revelar al Creador

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: