Convierte el “mal de ojo” en una bendición

La diferencia entre un “buen ojo” y el “mal de ojo”, entre una bendición y una maldición es que en este último caso, la revelación ocurre por sí misma, sin mis esfuerzos preliminares, y yo carezco de la vasija apropiada. Por otra parte, en primer lugar yo preparo la vasija, el deseo, y entonces todo lo que suceda es revelación para mí. En ambos casos, sin embargo, se revela lo mismo.

Si este se revela sin mi deseo, (vasija) preparado, siento la oscuridad, el ocultamiento. Y si mi deseo se revela primero, yo percibo lo opuesto: la Luz, la revelación. No hay ninguna otra diferencia entre una maldición y una bendición.

(53525 – De la 1º parte de la lección diaria de Cabalá del 8/30/2011, Shamati # 110)

Material relacionado:

El sabor de la espiritualidad está en el sentimiento de gratitud
Vemos lo que sentimos
La envoltura correcta para el mensaje de la naturaleza

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta