El consumo no es el problema

Pregunta: Hemos estado discutiendo el hecho de que el consumo excesivo ha llevado a la humanidad a un estado crítico. Sin embargo, algunos economistas conjeturan que si comenzamos a consumir menos, esto también tendrá un efecto negativo….

Respuesta: Cada fase de desarrollo tiene su propia secuencia espiritual de HaVaYaH. Esta incluye fases de otorgamiento y recepción, inactividad y una combinación de diferentes factores e interconexión. Por lo tanto, no podemos trazar una interconexión directa entre el nivel de consumo y la solución al problema.

Previamente podíamos ser capaces de mejorar la situación al distribuir bienes entre todos porque el deseo egoísta estaba desarrollado hasta un cierto nivel en el que el desfase entre las capas de la población podía ser realmente mejorado de esta manera. Sin embargo, hoy hemos sido elevados un nivel más arriba, y los métodos que eran adecuados en la fase previa ya no funcionan. El énfasis está moviéndose del deseo de recibir al deseo de otorgar, y no puedes alcanzar una verdadera mejora por medio de la “caridad”. Debes entender que al entregar productos, estás tratando de bloquear el camino de la crisis y así te niegas la oportunidad de llegar a sus causas, a la fuerza otorgante, el Creador. Pero mientras tanto, nuestros problemas ya están adquiriendo una naturaleza orientada hacia una meta.

De forma análoga, en la segunda fase de la expansión de la Luz Directa, es imposible actuar de la misma manera que en la primera fase. Es así porque la segunda fase se derivó de la primera precisamente porque era tiempo de realizar la causa primaria de la Luz. Incluso si está llena por completo con la Luz, esto ya no es suficiente.

De la misma manera, hoy en día la simple distribución no resuelve los problemas. La meta de la creación no es saciar nuestros deseos egoístas o que “llenemos nuestros estómagos”. Es por esto que estamos descubriendo la segunda fase de desarrollo: que al obsequiarles bienes a los pobres, sólo aceleraremos el colapso.

¿Entonces qué debemos hacer? Al fin y al cabo, esto es contrario a toda lógica. Previamente el egoísmo mandaba la parada: mientras más recibíamos, mejor nos sentíamos. Pero ahora el consumo y la restricción, el egoísmo y las concesiones en favor de los débiles son igualmente destructivos para la economía. Dicho diferente, ya no nos quedan métodos efectivos para trabajar con el deseo egoísta. Se ha agotado a sí mismo tanto en recepción como en otorgamiento.

Este es el principio de la realización ambivalente de la maldad del egoísmo, el reconocimiento total del hecho de que no puede ser usado.

¿Entonces cómo puede sobrevivir un hombre? Muchos millones de personas en el mundo podrán alimentarse que los frutos de la tierra que ellos cultivan ¿Y qué harán los otros? No seremos capaces de mantener las conexiones previas, y más aún, no seremos capaces de intercambiar bienes y producción como lo hicimos alguna vez. El mundo comienza a reducir su circulación, a “congelarse”.

Bajo esas condiciones, lo único que realmente puede ayudar a la humanidad es una actitud clara hacia lo que está sucediendo, el entendimiento de la necesidad de cambiar la naturaleza de nuestras conexiones. Esto es lo único que nos dará buenos resultados.

Por lo tanto, en primer lugar las personas necesitan estudiar. Dejar todo lo demás. Proporcionarles a todos lo mínimo básico justo por encima de la línea de pobreza, y usar el resto de los esfuerzos para mejorar nuestras relaciones interpersonales.

“Distribución justa” y “justicia social” son palabras lindas, en cuyo nombre millones de personas han sido asesinadas o han asesinado a otros. Este tipo de consignas sólo ayudarán bajo la condición de que cambiemos la consciencia de las personas. Y para eso necesitamos educación. Una persona sólo requiere suplir las necesidades vitales y tener disposición para escuchar, y eso es todo.

Sin embargo, él no estará aprendiendo acerca del “consumo adecuado”, sino acerca de la actitud correcta hacia los otros. Todo lo demás se volverá una consecuencia natural. Cuando el deseo de las personas cambie, entenderán como conducir la vida bajo su propio acuerdo. En virtud de la educación, todas las soluciones prácticas se volverán obvias.

Antes que nada, la persona debe ser educada y transformada al menos ligeramente. Esta es la única manera en la que evitaremos regímenes Nazis de diferentes tipos, al construir un entorno que cambie a las personas para mejorar.

(54057 – De la 5º parte de la lección diaria de Cabalá del 9/8/11, “La Nación”)

Material relacionado:

La ventajas de la corrección por medio de la unidad

Tenemos que darnos cuenta que el egoísmo es la causa de la crisis antes que sea demasiado tarde

La crisis es la revelación de nuestras conexiones rotas

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: