El Creador me empuja, mientras que el entorno me atrapa

Siempre estamos a merced del Creador, y Él nos llena, nos hace sentir ya sea lo que se opone a Él o Su opuesto. Este sentimiento puede estar vestido en una variedad de imágenes diferentes, pero de hecho, sólo hay dos estados.

Si la persona trata de permanecer en esta apreciación continua del Creador, mientras es consciente de que está trabajando sólo contra Él, ahorra tiempo. Entonces uno comprende que durante los ascensos y descensos, durante los momentos en los que alaba o critica el Creador, lo ama o lo acusa a Él, mientras tanto está en manos de la fuerza superior que, o bien lo deja fuera del camino o le ayuda en este.

Esto es considerado un éxito o una transgresión sólo en términos del punto de vista de la persona. Y para el Creador, todo es santo, porque es necesario para el esclarecimiento de las propiedades de otorgamiento, y no hay nada malo en el proceso que atraviesa la persona.

Pero aún así, debes tratar de aclarar las cosas de manera rápida y profunda. Tú necesitas jugar contra el Creador de la misma manera que Él juega contigo, necesitas neutralizar el juego. El Creador te eleva o te baja, pero debes usar el entorno a fin de atenuar las subidas y bajadas, dando y recibiendo de este.

En medio de estas subidas y bajadas, tú debes emplear el entorno para encontrar algún tipo de estado intermedio, estable por sí mismo que no pueda cambiar. Es decir, utilizar el entorno como un regulador, un resorte, un generador de energía, que te ayude a mantener el equilibrio durante el ascenso y el descenso. Utilizas el entorno para hacer el cambio de un estado a otro, de fuerza, de intenciones y de deseos, cuando estás por los suelos o en la mayor altura.

Por lo tanto, el entorno trabajará como un rectificador de corriente alterna, y todos sus altibajos vendrán en un estado: la revelación del Creador como una sola fuerza.

(52296 – De la 1º parte de la lección diaria de Cabalá del 8/22/2011, Shamati # 62)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: