El día que el hombre fue creado

Debes revisar si odias a tus enemigos y oponentes, o entiendes que están controlados por el Creador, que te protege de esta manera, al no dejar que tus opiniones coincidan con las de las personas comunes y con el mundo material y te ayuda a seguir sólo las fuentes primarias. Así es como debes purificarte, revisando todo lo que te sucede. No te arrepientas o te preocupes por nada excepto por la pureza del camino, de manera que la meta de tu vida privada y la meta de la creación se unan en un solo foco.

No importa si ves que hasta este momento, fuiste confundido por varios cálculos egoístas. Debes siempre saber que todo lo que has atravesado hasta ahora se reduce a “No hay nadie más aparte de Él”. Sin embargo, de ahora en adelante, “Nadie me ayudará excepto yo mismo”. Si estás entre esas dos condiciones, entonces realmente puedes decir que has llegado al comienzo de un año nuevo, a un nuevo comienzo.

Sin embargo, el objetivo final que está presente desde el mismo plan inicial, tiene que ser el alcance del amor por mi prójimo. Si tienes problemas personales con alguien, entonces ya no estás moviéndote en la dirección adecuada. Si deseas elevarte sobre otros, adquirir conocimiento y llenado, o incluso si quieres otorgar debes comprobar si este otorgamiento es o no es egoísta.

De esa manera, tus cálculos se volverán cada vez más puros, hasta que llegues finalmente al primer día del año nuevo, en el cual fue creado el hombre. Todo comienza con la creación de ti mismo.

Esto ocurrirá todas y cada una de las veces: existen cuatro años nuevos, cada uno con su propio cálculo y un  nuevo comienzo, hasta que una persona culmina todas sus correcciones.

La verificación es comprobar hasta qué grado tu juicio interno no está sesgado, cuán honesto y agudo es, como un valiente guerrero, dispuesto a ir por encima de todos sus cálculos personales. Y esto no es fácil. Esto requiere un cálculo tras otro, hasta llegar a toda la profundidad a la que se le permite ahondar a la persona.

Sin embargo, todo esto no tiene por objetivo que te regañes a ti mismo, sino por el contrario, que aspires a “Ver la Luz en la Luz del Creador”. Uno debe tratar de ver todo a la Luz del amor por el prójimo, y analizarse en relación a este estándar. Y no ponerle atención a todas tus colisiones con otros porque esta podría ser la forma en la que el Creador te confunde al hacer que veas a otros de esta manera, o de confundirlos poniéndolos en tu contra. Está escrito, “No juzgues a otra persona hasta que estés en sus zapatos”. Tal vez la otra persona es tan elevada con respecto a ti que simplemente no has madurado lo suficiente para entenderla.

Sólo sé leal al Creador todas las veces, y avanza con esto.

Por lo tanto, si tenemos las enseñanzas de Rabash, sus artículos que explican cómo unirse en un grupo, así como los artículos de Baal HaSulam y de otros cabalistas, que nos muestran el camino y contienen la Luz que Reforma entonces mientras más nos revisemos de acuerdo con esas fuentes primarias, más correctamente avanzaremos ¡Y lo más importante es no tener miedo a nada!

No debemos temer que el camino sea tan difícil, agobiado por tantas dudas, en el que nuestro ego se despierte en nosotros con cálculos constantes. No debemos poner atención a esto, sino tratar de alcanzar el arrepentimiento lo antes posible, lo cual es un cálculo espiritual, y elevarnos hacia el comienzo del año nuevo, al nuevo nivel. La meta es alcanzada por quien renuncia a todo lo demás por ella.

(55778 – De la 1º parte de la lección diaria de Cabalá del 9/26/11, Escritos de Rabash)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta