El fin de la diarquía

En este momento un “segundo poder”, una fuerza externa, se está revelando a nosotros, y seremos felices, si tratamos de discernirla correctamente. Pero si no tratamos de comprenderla correctamente, nos golpeará, con el fin de que podamos apreciarla y tratarla con respeto, para que entendamos quién es el jefe.

Es doloroso que aprendamos bajo la acción de un palo, a menos que seamos capaces de convertir este palo en dulces. Pero esto sólo es posible bajo la condición de que yo corra tras ellos, que trate de averiguar lo que este poder exterior quiere, y que esté dispuesto a rebajarme ante él. Esto se llama “la desesperación del trabajo y el clamor al Creador”.

El mundo entero está acercándose más a este trabajo, consciente o inconscientemente. Todos nosotros somos los “trabajadores del Creador”, y todos ya vivimos en el estado final corregido; sólo que no lo sabemos ni lo sentimos. Estamos trabajando para revelar y, estar de acuerdo con todos los estados que pasan, para alcanzar la revelación del Infinito. Existimos en esta Luz infinita, incluso ahora, excepto que no estamos en acuerdo con Él, y es por eso que Él se oculta completamente de nosotros.

Esta es la razón por la que la humanidad entera trabaja en conjunto. Algunos participan inconscientemente, mientras que otros quieren entender este trabajo y lo hacen por su propia voluntad. Sin embargo, las mismas etapas son reveladas a cada persona. Y la confusión que la humanidad está experimentando ahora es similar a la confusión que experimenta una persona en su trabajo interno, aclarando su próximo paso. Así, todo el mundo, al estar en el estado de confusión, nebulosidad y debilidad, ha comenzado a examinar su grado superior, el espiritual.

Sin embargo, cada persona trabajará de acuerdo con su lugar en el sistema. Para algunos será un alcance evidente, pero para otros el alcance será estrictamente práctico y se derivará de la conexión, de la garantía mutua, lo cual es suficiente para que ellos alcancen el sistema común y sientan que son parte del mismo.

Algunas personas enfrentan un trabajo más difícil y aclaraciones para revelar el mismo sistema en el nivel de su “cabeza”, y no del “cuerpo”. Cada parte del cuerpo también tiene su propio “cerebro” y “corazón” que son los responsables de las sensaciones y de las intenciones. Después de todo, cada parte recibe órdenes del cerebro central y deben procesarlas para hacer el trabajo real.

Las partes sienten su influencia y envían su respuesta al cerebro. Por esta razón, incluso el cuerpo tiene “médula ósea”, la parte que tiene el conocimiento, la comprensión y percepción de todo el sistema. Y al final, cada uno se conecta de tal forma que se entremezclan e integran completamente unos con otros.

(53909 – De la 1º parte de la lección diaria de Cabalá del 9/7/2011, Shamati # 10)

Material relacionado:

Cómo blanquear los diferentes colores de deseo
Un juego que se desarrolla conforme a las reglas de conexión y colaboración
Aprender a navegar unidos en un barco

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta