El jefe que no paga por el trabajo

La ciencia de la Cabalá no es un libro de referencia para egoístas o un manual para los corredores de bolsa, y no nos enseña cómo hacer negocios del nuevo mundo. Cuando estudio la ciencia de la Cabalá, yo entiendo que tengo que cambiar y que no tengo otra opción. Tenemos que adaptarnos al nuevo sistema, entrar en él conscientemente y sin reservas, dejar atrás todo lo viejo, y cruzar el Rubicón, la barrera tras la que hay un mundo nuevo.

El método de la Cabalá fue revelado y desarrollado por gente especial llamada Yashar-El (directamente al Creador). Así fue revelado a ellos, así lo presentaron al mundo, y todos deberlo saberlo hasta cierto punto.

Por lo tanto, una simple garantía, una solidaridad común, será inútil. Nuestros llamados a la unidad son los primeros pasos hacia una verdadera garantía. Cuanto más avancemos hacia la garantía mutua, más claramente descubriremos que necesitamos una corrección interna para adaptarse al nuevo sistema. No corregimos la naturaleza, y no corregimos el mundo, nos corregimos a nosotros mismos.

El método de la Cabalá es lo opuesto a lo que hemos conocido hasta ahora. Hasta ahora la naturaleza nos ha activado internamente, y siempre hemos llenado nuestro creciente deseo egoísta. Este jefe nos dominó totalmente, y solíamos seguir todos sus mandamientos fielmente. Era tan grande que simplemente cubrió todos nuestros campos de visión y siempre pensábamos sólo en él. No sentíamos la diferencia entre él y nosotros.

Ahora, sin embargo, está naciendo en nosotros una nueva actitud hacia la naturaleza egoísta. Estamos empezando a darnos cuenta hasta qué punto nos domina, hasta qué punto nos destruye, y en qué medida se trata de un mal jefe. Es así porque trabajemos para él, y no recibiremos ningún pago. Por un lado, el gobierno del egoísmo resulta ser malo y conduce a la vacuidad. Por otro lado, se nos revela un nuevo dominio, el dominio del deseo de otorgar….

Hay muchas cosas que tendremos que cuidar y transmitir a todo el mundo. Cuando hablamos con el mundo, le traemos a la gente la Luz que Reforma dentro de nuestras palabras. No hay ninguna diferencia que tanto entiendan, porque la Luz ya está activa en el sistema de nuestra interconexión.

Es por eso que tenemos que salir a las calles, trabajar en las redes sociales, y producir tantos materiales como nos sea posible. No estamos esperando que la gente nos entienda en este momento, nosotros no juzgamos el éxito de la difusión por la respuesta inicial del público. El otorgamiento en sí es nuestra recompensa, puesto que este trae Luz que Reforma a las personas.

(55359 – De la 5º parte de la lección diaria de Cabalá del 22 de Septiembre del 2011, “La Nación”)

Material Relacionado:

Conectemos al mundo
Lo que hagamos hoy tendrá eco mañana en el mundo
125 grados de amor y odio

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta