El mejor ejemplo de todos

Pregunta: ¿Cuál es el enfoque correcto para educar a los niños?

Respuesta: Esta es una tarea especial porque estamos educando a aquellos que aun no están familiarizados con el mundo. Y lo más importante aquí es organizar un entorno para ellos. Sin un entorno, es muy difícil enseñar nuestro método a los niños. Un niño necesita una conexión con otros niños y juntos deben ser organizados en un grupo.

En el proceso de estudio deben sentarse en un círculo común y sentir que son fuertes sólo cuando están unidos. Un maestro no es sólo un maestro, sino un educador, un mentor. Es como un amigo mayor de los niños. Sentado en un círculo con ellos, él oculta su entendimiento adulto del mundo y hábilmente los guía hacia la unidad de los que son iguales. Lo más importante es mantener esta unidad.

Cada persona llega al éxito sólo bajo la condición de que esté unido con otros y alcance resultados de grupo con ellos. El éxito de cada persona está determinado por cuánto ayuda a otros. Evaluamos a cada persona no por sí mismo, sino sólo por los logros alcanzados en el grupo y a través del grupo.

No necesitamos alumnos “sobresalientes” o listos, y no preguntamos “¿Quién lo sabe?” buscando un héroe que pruebe ser más listo o experto que los otros. No queremos esto. Lo que queremos es que los niños sientan que tanto la pregunta como la respuesta están dirigidas al grupo, que lo más importante es estar juntos, e incluso si la respuesta es incorrecta, aun así es correcta porque hace surgir una solución común en la cual cada uno participa.

Si hay oportunidad de hacerlo, un grupo más joven debe trabajar con educadores que sean dos o tres años mayores. Los niños aprenden de ese tipo de instructores mejor que de ningún otro, admirándolos como si fueran “ángeles”. Y esto obliga a los chicos mayores, en su turno, a estudiar para no equivocarse frente a los más jóvenes. Como resultado, ganamos doblemente: los niños de 10 años felizmente aprenden de los de 13, regocijados de que los chicos mayores les dediquen tiempo y atención. Y los de 13 años estudian el material, estimulados por la sensación de importancia, con el fin de educar a los más jóvenes.

Los niños deben ser educados para que puedan  juzgarse correctamente unos a los otros, juntos y por separado. Si alguien actuó indebidamente, debe organizarse una “discusión de tribunal” en la que estudiamos el incidente y sus causas, examinando cuestiones tales como, “¿Fue esta acción correcta o no?  “¿hubiera actuado yo de la misma manera en su lugar?” Cada persona debe asumir la responsabilidad de llevar a cabo un intensivo trabajo sicológico interno.

Es bueno hacer excursiones para los niños donde conozcan el mundo en el que viven. Visitar con ellos todo tipo de fábricas, un aeropuerto, un banco, una oficina de correos, un planetario, etc. Y en cada lugar que ellos vayan, deben escuchar explicaciones de cómo se construye cada establecimiento y cómo funciona. Puede ser incluso una bodega de un supermercado donde los productos son aceptados, clasificados y almacenados para poder más tarde ser organizados en los estantes para los consumidores.

En pocas palabras, los niños deben saber cómo está construida nuestra vida y de qué está compuesta. En cada lugar que visiten, la persona responsable o el supervisor deben hacer las aclaraciones apropiadas, y cuando vuelvan a la escuela, juntos deben discutir lo que vieron y escucharon. Cada uno de ellos debe escribir un reporte acerca del lugar que visitaron, describiendo qué es, para qué sirve, cómo le sirve a las personas y a la humanidad como un todo, qué tipo de personas trabajan ahí, qué tipo de preparación deben tener, etc.

Esas excursiones les permiten a los niños aprender acerca del gran mundo, cómo está construido, y las interconexiones que lo permean. Ellos ven cuán complicado es organizar varias áreas de la vida y esto los prepara para ser ciudadanos del mundo en pleno derecho.

El proceso de estudio en clase es filmado. Obviamente, los niños olvidan muy rápido los eventos del día que ha pasado, pero más tarde pueden volver a ellos y verse a sí mismos desde fuera, en particular, observando: ¿Fueron capaces de unirse esta vez? Esto es parte del estudio de uno mismo.

Nuestra principal preocupación no es tanto darles un conocimiento específico, profesional, sino darles el enfoque correcto hacia la vida. La persona debe saber en qué clase de mundo vive y cómo debe funcionar la sociedad humana para mantener una interconexión armoniosa entre todas sus partes.

Enseñamos a nuestros niños la sicología interna de la conexión entre ellos. Esto los desarrolla grandemente a nivel interno, permitiéndoles aprender nuevo material. Recientemente, a petición del ministro de educación, ellos participaron en un Simposio atendido por cientos de pedagogos y educadores de todo el país. Los adolescentes se dispersaron entre diferentes mesas de discusión y se comunicaron con los expertos a tan alto nivel que los expertos estaban asombrados.

Aparte, este año, varios de nuestros niños han sido aceptados en la universidad. En pocas palabras, vemos que vale la pena invertir esfuerzos y recursos en la educación. Un ejemplo de una educación adecuada funciona mejor que cualquier otro ejemplo porque muestra todas las ventajas del método de estudio global, integral en un grupo que está permeado por la unidad, el amor y las relaciones correctas. Esto me permite ver con mis propios ojos cómo este enfoque abre la habilidad de percibir de la persona y lo forma de una manera diferente.

Hemos publicado ya varios libros acerca de la educación. Espero que al final del año finalicemos nuestro trabajo en cuanto a los planes de estudio y el conjunto de materiales de estudio, el cual incluirá Cd’s y Dvd’s.

Es recomendable estudiar el tópico de educación en nuestra página. Tal vez incluso profesionales de este campo deban visitarnos e intercambiar experiencias. Estaremos felices de mostrarles el método y actualizarlos.

(De la lectura en Miami del 9/14/11)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas:

Próximas Entradas: