En medio del corazón y la mente

Pregunta: ¿Por qué el egoísmo está relacionado con los “dientes” en el trabajo espiritual, como está escrito que necesitamos “romper los dientes del egoísmo?”

Respuesta: Tenemos 32 (Lamed-Bet) “dientes”, las cualidades fundamentales que “muelen”, es decir, que exploran el alimento o el llenado. Esto sucede después de que aprendemos sobre el tipo de llenado que podemos y que no podemos aceptar, la cantidad que podemos aceptar por el bien de otorgamiento y su forma. Esto sucede después de la evaluación final realizada por los “labios” (uno en la parte superior, el otro en la parte inferior) y la lengua en el centro (llamada “lengua santa”), es decir, en la línea media.

Toda nuestra estructura refleja la distribución de fuerzas que examinan nuestros deseos y pensamientos. Esto determina la forma humana en este mundo, la forma imaginaria.

El examen del llenado que podemos aceptar por el bien del otorgamiento, es el trabajo especial de los “dientes”, que mastican y separan el deseo de recibir placer, ya que chocan entre sí. La boca se encuentra en el medio entre el corazón y la mente, ella analiza y trabaja con los pensamientos que vienen desde el cerebro y con los deseos que vienen del corazón. Y aprendemos, a través de la adecuada relación entre ellos, aquello  que podemos aceptar en la forma de la Luz Interior como “sabores” (Taamim).

El corazón contiene deseos que aún no han sido evaluados para su corrección final. El lugar donde ocurre la corrección es en la boca. Sin embargo, su zona más especial es la garganta situada por encima del cuerpo, pero por debajo de la cabeza, en el lugar de transición entre la una y la otra. Esta es la razón por la cual garganta (Garon) suena como la palabra “Ger” (quién cruza y une Isra-El).

Es como si toda la diferencia entre el animal y el hombre se encontraran en la garganta, en el llamado grado “hablante” que sigue a los niveles inanimado, vegetativo y animado. Es como si esta parte que uso para hablar, la garganta, me separara de un animal y me hiciera humano. Toda la mente, las aclaraciones, los pensamientos que provienen de la razón, así como los deseos que vienen del corazón, se asientan en la garganta, donde se concentra la esencia humana.

La garganta contiene un mecanismo especial controlado por el cerebro, la virtud de aquello que aclaramos, hablamos, cantamos y esencialmente, de este modo, expresamos nuestro grado humano. Todo lo que existe en nuestro corazón y mente se expresan a través del habla, es decir, de la garganta. Uno podría pensar: ¿Qué hay de especial en ella, teniendo en cuenta que simplemente consiste de un tubo, varias cuerdas y músculos…?

Pero no es tan simple como parece. Este mecanismo de expresión, tiene que comprender todo lo que existe en nuestra mente y corazón, y ejecutarlo para poder expresarlo. Esta es activada por las “cinco áreas del pulmón” desde abajo hacia arriba, entonces alcanza las “cinco fuentes en la boca” (lengua, paladar, garganta, dientes y labios). Es un mecanismo espiritual muy complicado.

(53323 – De la 1º parte de la lección diaria de Cabalá del 9/1/2011, Shamati # 101)

Material relacionado:
La mente solamente evalúa los sentimientos
Cuando las preguntas del faraón nos superan
Remover el maleficio de hechicería de nuestra vida

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta