Hay solo un camino: Hacia una sociedad de crecimiento espiritual

Pregunta: Usted está en favor de la igual remuneración, que todos reciban (relativamente) una parte (salario)  igual (equivalente) a  nivel de todos los demás. Esto aparta el estímulo de la gente por trabajar y desarrollarse porque el egoísmo individual es todavía la base de nuestra naturaleza. Y solamente una vez que nosotros seamos (si es que lo logramos) corregidos nosotros probablemente podremos ser capaces de luchar sólo por la igualdad  de manera natural.

Por consiguiente ¿no sería mejor dejar que la gente fuera desigual en sus aspiraciones hacia la riqueza y la desigualdad, de modo que ellos se enorgullecieran de su ventaja sobre los demás (prójimo) pero que una vez que ellos recibieran la riqueza justamente ganada de acuerdo con el esfuerzo invertido y aptitudes, dieran todo a los demás más allá de lo necesario y recibieran una recompensa espiritual desde Arriba y gratitud por parte de la sociedad?

Respuesta: Esto es básicamente lo que nosotros estamos proponiendo. La transición del individualismo egoísta hacia el colectivismo, donde nosotros actuamos como las células en el cuerpo, este proceso debe ser gradual, pero al final la sociedad debe trabajar y recibir lo que necesita para su existencia, mientras que por encima de todo esto “se gana” en el nivel espiritual.

En otras palabras, lo que estás diciendo es que todavía es necesario mantener el desarrollo de las industrias y todas las “innecesarias” estructuras capitalistas.  Y decimos que desde el comienzo no hay lugar para ellas en nuestro mundo, de modo que nosotros estamos destruyendo nuestro planeta,  agotando sus recursos y contaminándolo con una producción “innecesaria” para transformar los artículos y productos “innecesarios” en dinero y entonces empezar a repartirlo al pobre.

Esto no destruye la pobreza ni la presión social, no obliga a enseñarles a todos en dirección hacia una conexión global, como exige hoy la naturaleza (crisis).

La solución de la crisis en desarrollo es simple: La naturaleza sólo nos deja una opción: abandonar la sociedad de consumo excesivo y  poco a poco y conscientemente formar una sociedad de consumo razonable y de crecimiento espiritual.

Todos los trabajadores y los desempleados deben estudiar la nueva estructura del mundo (la naturaleza), su sistema análogo único y global, que es similar al de un cuerpo vivo, y construir sus relaciones de acuerdo con este modelo.  Esto es lo que todos nosotros debemos hacer, además de conseguir todo lo que sea necesario para la existencia. Los medios masivos, arte y educación deben encontrar su lugar en esto para que el entorno circundante creado de este modo nos influya y nos desarrolle hacia la semejanza con la naturaleza.

(55389)

Material Relacionado:

De una célula de pensamiento hacia una mente ilimitada
No lo conocerás hasta que lo pruebes
La necesidad de aprender los términos cabalísticos

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: