La física y el lirismo

Cuando definimos adecuadamente los términos cabalísticos, vemos que la Cabalá no es una ciencia fuera de este mundo, sino que trata con cosas realistas: nuestra correlación y la corrección de la naturaleza humana. Nos permite transformar el odio en interconexión y buscar maneras de elevarnos por encima de nuestra naturaleza. Nos permite entender que “Dios” es una cualidad de completo otorgamiento, y esta cualidad tiene que reinar entre nosotros. En lugar de sentir sólo nuestros cuerpos, que son en esencia sólo bolsas llenas de electrolitos, sentiremos cosas que existen fuera de nosotros.

¿Cómo sucederá esto? De forma simple, si dirijo toda mi atención, cuidado, pensamientos, y deseos hacia afuera en el sistema general, entonces gradualmente gano la habilidad de sentir a otros. Le proporciono a mi “animal” todas las necesidades y el resto de mí, está completamente inmerso en nuestra interconexión. Es similar a como una madre cuida de su bebé recién nacido: todos sus pensamientos y sensaciones están dirigidos hacia él.

Tras llegar a este estado, estamos listos para sentir el mundo espiritual. Y en realidad comenzamos a sentirlo. Es decir, comenzamos a sentir cosas fuera de nosotros. Antes sólo percibíamos las cosas dentro de nuestros cinco sentidos, sintiendo al mundo desde dentro. Después de todo, “este mundo” es trazado en la parte posterior de mi cerebro como un reflejo de mis cinco sentidos. En esencia, me veo a mí mismo porque veo la proyección de mis cualidades internas. Pero cuando las relaciones entre nosotros se vuelven más importantes que mis sensaciones internas, cruzo hacia una percepción fuera del cuerpo.

Esto constituye la revelación del Creador o la revelación de la cualidad de otorgamiento a una persona. Uno revela lo que ha creado y construido. Al salir de sí mismo, una persona llega a ser similar al Creador o a la fuerza de otorgamiento. Una persona alcanza la cualidad de otorgamiento según el grado en que la construya, es decir que el Creador se revela de acuerdo al nivel que la persona ha alcanzado. Al fin y al cabo, el “Creador” (Boré) significa “ven y ve”. Ven y verás, sentirás, medirás lo que has alcanzado.

Al percibir la realidad y el Creador de esta manera, cancelamos muchos estereotipos e ideas preconcebidas. Comenzamos realmente a involucrarnos con nuestra ciencia interna, en la cual somos tanto los investigadores como los sujetos examinados. Sentimos los resultados y nos convertimos en ellos. Alcanzamos la cualidad del Creador, que se vuelve nuestra cualidad, nuestra adhesión a la cualidad de otorgamiento.

Gracias a esta percepción de la realidad y a los cambios que debemos experimentar, cambiamos totalmente nuestra actitud hacia el dolor, el sufrimiento, y a las quejas que les presentamos a los otros, al Creador, y a nosotros mismos. Entendemos que existimos dentro de la Naturaleza y que no hay nadie a quién culpar. No hay nadie a quién buscar o de quién esperar misericordia y protección.

Sólo hay espacio para un enfoque científico: existimos en un sistema de fuerzas que está sujeto a leyes precisas. La Cabalá lo define como sigue: “Yo no cambio mi Nombre”, “la Luz superior está en reposo absoluto”, “Un juez sólo tiene lo que pueden ver sus ojos”, y “la ley fue entregada y no puede ser transgredida”.

Usamos el lenguaje de emoción y plegaria, pero si no queremos confundirnos con todo esto, debemos “examinar la armonía con el álgebra” y lograr una medida precisa de las fuerzas, direcciones y vectores, ecuaciones, gráficos, y fórmulas. Sólo entonces seremos capaces de medir nuestras sensaciones y esfuerzos, nuestro odio y amor tanto cuantitativa como cualitativamente a través de varios contrastes. Esta es la única manera de evitar confusiones.

Somos criaturas sensitivas, nuestra materia es el deseo de recibir placer. Sin embargo, trabajamos en nosotros mismos como auténticos investigadores. Nos elevamos hasta trabajar por encima de nuestros deseos por medio de la restricción y la pantalla, y esto se llama trabajar en fe por encima de la razón.

Así que sintámonos cómodos con los lenguajes de la lírica y la física. En esencia, ambos hablan de lo mismo, sólo debemos evitar confundirnos con ellos. Entonces entenderemos claramente toda la creación.

La ciencia de la Cabalá enseña cómo hacer investigación y crear un lenguaje preciso y objetivo que describa las sensaciones. Al hacerlo, entenderemos toda la realidad y al Creador, la fuerza de otorgamiento que reina sobre toda la realidad.
Llegaremos a conocerlo a Él completamente y entonces llegaremos a la meta.

(54844 – Lección de preparación, Convención de Cabalá en Toronto del 9/16/2011)

Material relacionado:

Una ciencia acerca del mundo
Una pregunta es la sensación de un deseo vacío
Prepárate para acercarte al Creador

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas:

Próximas Entradas: