La guerra de Gog y Magog: ¿dentro o fuera del alma?

En la compleja situación actual en Israel y el mundo, se vuelve claro por qué Baal HaSulam insiste en que antes que nada, debemos sentarnos en una banca de escuela y estudiar. Esto es lo que necesitamos; de otra manera, no seremos capaces de relacionarnos correctamente con lo que está sucediendo.

Esto no significa que deba amar a mis enemigos ya que “cada uno tendrá que pagar por sus obras”, pero no tengo nada por qué odiarlos. Debo saber sólo una cosa: Cómo y de qué forma puedo prepararme para la unidad. Sólo esto puede romper el odio, sólo a través de esta conexión, dentro de la cual la fuerza superior es revelada.

Si esta es revelada, curaremos todas esas fuerzas malvadas. Simplemente no tenemos opción. El Creador nos presiona tanto porque de otra manera, nunca llegaremos al punto en el que la fuerza espiritual, la santidad reine en nosotros. Sin esto, no tenemos oportunidad para la salvación. Espero que logremos transmitir esto a la nación, simultáneamente con la presión que se ejerce sobre nosotros desde fuera, es decir, desde Arriba, y seremos capaces de lograr la unidad.

En realidad, esto es llamado la guerra de Gog y Magog. A través de todas las naciones y usando cualquier oportunidad y posibilidad, el Creador ejerce presión sobre nosotros, y debemos unirnos. Es como el éxodo de Egipto: la presión crece cada vez más, hasta que no tenemos alternativa, y huimos. De otra manera, no queremos dejar la esclavitud de nuestro egoísmo y estamos dispuestos a quedarnos y a vivir en ella por siempre.

Por lo tanto, no hay salida; debemos pasar por todas las “plagas egipcias” y por la presión. Mientras mejor las entendamos, menos se materializarán esos golpes. Serán más internos: con entendimiento, consciencia, búsqueda, y escrutinio. Será más rápido, en el otro grado. Si el golpe se siente en la materia, es billones de veces más duro y más largo.

¡La diferencia entre los grados es tal, que todo el nivel inanimado es equivalente a una sola planta! Traten de estimar esta proporción: Una parte de la balanza sostiene toda la materia inanimada del universo, y la otra sostiene una brizna de hierba. Pueden imaginar qué gran diferencia es esta, si nos elevamos sólo un grado en nuestro escrutinio y correcciones, ¡sin hablar de ascender del grado animado al hablante! Y podemos hacer esto en lugar de los golpes que nos esperan en el nivel inanimado.

Imaginen, por cuántos golpes y sufrimientos tendremos que atravesar en el nivel inanimado… Por lo tanto, todo nuestro trabajo consiste ahora en elevarnos y hacerlo más rápido. Para hacer esto, necesitamos sentarnos en una banca de escuela y aprender a entender un poco de lo que sucede con nosotros y el mundo, y por qué. Debemos explicarnos esto a nosotros mismos y al mundo entero. No tenemos otras armas, sino las explicaciones. Y la situación simplemente requiere esto de nosotros.

(53725 – De la 5º parte de la lección diaria de Cabalá del 9/5/2011, “La Nación”)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas:

Próximas Entradas: