La indiferencia mata silenciosamente, como una astuta serpiente

La fuerza de inercia constantemente evita que hagamos cambios por nuestra propia iniciativa, que despertemos y nos acerquemos al Creador en lugar de la presión del sufrimiento, y coloca una nube sobre nosotros llamada “Amalek”. En general, trabaja en contra de la importancia de la meta y es la causa de todos los fracasos.

No parece hacer nada en particular. Simplemente debilita a la persona, le quita su deseo, y lo tranquiliza, sugiriéndole que no hay nada qué temer: “Sólo continúa, y todo va a estar bien”. Es muy lista y por lo tanto la más fuerte: Nos infecta con la indiferencia. Y por lo tanto, esta fuerza “Amalek” es considerada nuestro principal enemigo en este camino.

Vemos que todos los otros enemigos que quieren impedírtelo, gritan, se muestran, y revelan sus cualidades, interfieren. Pero Amalek no es así: Él vive en los bordes, como una astuta serpiente. Existen personas así, ellos saben cómo ser invisibles pero nunca se olvidan de sí mismos y siempre operan secretamente, a hurtadillas, para volver todo en su favor. Y esas personas son las que hacen más daño.

Está dicho que debemos borrar incluso la memoria de Amalek. Este es el trabajo de la importancia de la revelación del Creador, con respecto a las acciones que estamos realizando para este propósito y con respecto a nuestras esperanzas de que esto suceda desde Arriba.

Estamos en el mundo de las acciones. Y por lo tanto, hasta que podamos realizar algunas acciones en la práctica, nada sucederá. Pareciera que las acciones no decidirán nada porque lo principal es la intención. Pero la auténtica intención está Arriba en la Luz, y nosotros estamos en el deseo.

Es por eso que, mientras no se presentó desde abajo la oportunidad de llevar a cabo acciones de conexión o acercamiento mutuo, la sabiduría de la Cabalá no fue revelada y no salió del ocultamiento. Después de todo, nada podía hacerse antes que hubiera la oportunidad de llevar a cabo alguna corrección en la práctica.

Nuestras intenciones siempre son egoístas, pero las cosas podrían conducir a cambios, como está dicho, el corazón sigue a las obras. Es por eso que cuando el mundo está cambiando tanto porque el Creador se aproxima a nosotros, podemos llevar a cabo las mismas acciones, yendo hacia Él. E incluso si esas acciones no tienen la intención correcta, aun así cambiarán y purificarán nuestros deseos, es decir, serán de ayuda.

Por lo tanto, la sabiduría de la Cabalá está siendo revelada, y podemos trabajar y producir cambios en nosotros a través de nuestros intentos de unirnos y por medio de la diseminación de este mensaje alrededor del mundo. Explicamos el futuro al cual tiene que llegar la humanidad y que nos espera a todos. Explicamos cómo debemos actuar para que la revelación del Creador sea amable, y no lo evitemos de todas las formas posibles, sino que deseemos vivir de acuerdo con este nuevo enfoque.

Una nueva organización, un nuevo poder, se ha establecido en el mundo: una nueva red de fuerzas que ahora gobierna al mundo ha sido revelada. Y debemos entenderla y sentirla, llegar a estar en obediencia a esta. Si hacemos todo lo posible para lograrlo, borramos la memoria de Amalek porque Amalek trabaja principalmente en rebajar la importancia del Creador, la propiedad de otorgamiento mutuo, que es la completa esencia de la nueva administración, del nuevo gobierno, que está llegando a nuestra Tierra y nos está cubriendo como una nube.

La razón de la crisis es que el Creador está acercándose; su cualidad de otorgamiento está llegando a nosotros, y comenzamos a sentirla entre nosotros cada vez más fuerte. “Borramos la memoria de Amalek” con nuestras explicaciones en la práctica, en este mundo, de abajo. Y entonces el Creador, la fuerza superior, culminará está acción desde Arriba con la Luz que Reforma.

Si tratamos de llevar a cabo esas acciones aun en nuestra antigua naturaleza egoísta, pero en conjunto, con todo el mundo, en cualquier lugar posible, explicando y atrayendo a las personas hacia la aproximación al Creador, atraemos la Luz de corrección y comenzamos a cambiar. Es decir, primero, borramos la memoria de Amalek abajo, y de acuerdo a esto, el Creador más tarde borra su memoria Arriba.

Así, nos volveremos aliados de Él, peleando contra un enemigo, que se interpone entre nosotros y nos separa: del Creador y entre nosotros. Y en esta medida, la nube brumosa se convierte en un poderoso campo de conexión, en el cual descubrimos nuestra nueva vasija (deseo) y ahí descubrimos la propiedad de otorgamiento, la cual es llamada la revelación del Creador a los seres creados.

(53805 – De la lección diaria de Cabalá del 2 de Septiembre del 2011, Escritos de Rabash)

Material Relacionado:

¡Larga vida a los que no son indiferentes!
La fuente de toda destrucción
El día del amor después del día de la destrucción

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta