La realización del alma: aprender y enseñar

Nuestro cuerpo consta de diferentes partes, que fueron construidas y operan de manera diferente. Cuando las observamos individualmente, es difícil entender cómo están conectados uno con otro los riñones, el corazón, el hígado, el cerebro, los cinco sentidos, la memoria, y el tracto digestivo.

Ellos son completamente diferentes, y lo principal aquí es el programa común, que los conecta en uno solo y establece la velocidad y la función de cada parte, establece las conexiones correctas entre ellos y les permite funcionar juntos en una armonía única.

El programa que combina todas las partes del cuerpo es llamado “vida”. Este crea un nivel más elevado, nuestra consciencia humana.

Necesitamos interactuar unos con otros de acuerdo al mismo principio. Existen diferentes grupos y personas diferentes, y aun cuando cada persona conserva sus características, la interconexión debe tener lugar por encima de nuestra individualidad. Queremos revelar el programa universal, el cual nos unirá en uno solo. De esta manera revelaremos la Luz del Infinito, la cual nos engendra, sostiene, y conecta. La percepción de este programa es la revelación del Creador.

Aparte de nuestro cuerpo animado, sentimos que existe una persona viviendo en nosotros, un nivel más alto. De la misma manera, cuando nos unimos entre nosotros, revelamos el programa de nuestra interconexión en un nivel mayor, el cual es la revelación del Creador a la criatura.

E incluso cuando recibimos un fuerte impulso hacia esto durante las convenciones, podemos hacer un enorme trabajo de unidad en los grupos y entre grupos durante los espacios entre convenciones con el fin de traer este mensaje, este ejemplo al mundo. Al fin y al cabo, el mundo está ya comenzando a experimentar esta necesidad de entender la situación actual.

El Creador se nos revela en la oscuridad. La usa para mostrarnos que Él nos hace falta para que nos dirijamos hacia Él. No podemos corregir nuestras vidas de otra manera. Él evoca esto en nosotros a través de la crisis y de la sensación de impotencia, a través de diferentes sensaciones desagradables. De otra manera, ¿Cómo podemos nosotros, los egoístas, aspirar a Él? No seremos capaces de revelarlo artificialmente, sin necesitarlo a Él realmente.

Día tras día, el mundo está sumergiéndose en oscuridad y confusión, carente de esperanza y fortaleza, y perdiendo la orientación incluso en las actividades mundanas. Esto se refleja en las vidas de las personas comunes, causando que la sensación de carencia gradualmente madure en ellos. Al principio no saben exactamente de qué carecen, pero después se dan cuenta que necesitan confianza en el mañana, esperanza para el futuro, una garantía para las cosas que necesitan en la vida normal de hoy en día.

Esas no son revelaciones filosóficas o desarrollos intelectuales teóricos. Esas no son cosas las que se nos revelan a las personas con un punto en el corazón, por encima de nuestras vidas normales. Tenemos una búsqueda especial, inherente a Galgalta Ve Eynaim, las vasijas de otorgamiento, aquellos que quieren penetrar la esencia de programa que nos conecta, sentir la red de nuestra interconexión, y alcanzar las leyes que operan entre nosotros. Pero no todos aspiran a esto.

Una persona común sólo necesita entender cómo participa él en el proceso a partir de su necesidad de comida, de educar a sus hijos,  de tener una pensión, salud y seguridad, y pagar sus cuentas… Así es incluido en el gran programa, de forma diferente a nosotros. Necesita cosas simples, familiares: ganarse la vida, tener una tv en casa, visitar páginas que le sean familiares, tener y educar niños…

Esas personas continuarán viviendo exactamente de la misma manera en la etapa espiritual de su desarrollo, pero con la intención de participar en los asuntos comunes junto con todos los demás. De otra manera, no serán capaces de subsistir. Las células del cuerpo actúan de la misma manera, recibiendo un programa del cerebro.

Debemos explicar a las personas qué está sucediendo y enseñarles las bases del comportamiento en el nuevo mundo, mientras lo desarrollamos y estudiamos entre nosotros. Es por esto que cada uno debe entender la responsabilidad que lleva a cuestas. En la práctica, esta es la realización de su alma.

(55070 – De la Lección 7, Convención de Cabalá en Toronto del 9/18/11)

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Próximas Entradas: