Un ferrocarril de cremallera que va al infinito

Pregunta: ¿Cómo podemos explicar a la gente sencilla como funciona la Luz que Reforma?

Respuesta: Esto puede explicarse con muchos ejemplos que demuestren que el hombre es el resultado de su entorno. Por ejemplo, los niños que se perdieron en el bosque y se criaron cerca de los animales, adquieren la conducta de estos animales, y los animales que viven cerca de las personas se vuelven más parecidos a los humanos.

El entorno de la persona lo hace todo. No puedo avanzar sin el entorno, al igual que cuando la naturaleza fue cambiando y por lo tanto también reveló en mí las diferentes formas de existencia también. Una vez, yo era como una ameba. Entonces, me convertí en una criatura más complicada. Por lo tanto, esto continuó una y otra vez, hasta que me convertí en la persona que soy ahora, bajo la influencia del entorno, de la naturaleza. Mientras la naturaleza cambia, esta nos cambia a nosotros.

Ahora, estamos descubriendo que todo cambia: ocurren explosiones en el Sol, el clima cambia, y los polos magnéticos y geográficos están cambiando. Aún no sabemos lo que está sucediendo aquí. Todavía no nos damos cuenta de los miles de factores que nos influyen y nos hacen avanzar.

Todo pasa a través del entorno, pero este entorno se llama Naturaleza. Parece ser inanimado, y algunos cambios están sucediendo allí, posiblemente, de acuerdo con un programa determinado, pero tal vez no. Constantemente queremos saber acerca de esto porque creemos que es un accidente, no un programa. Si supiéramos que todo está sucediendo de acuerdo con un plan de la naturaleza, tendríamos una actitud completamente diferente hacia ella.

Hoy estamos enfrentando un problema. Nos encontramos repentinamente, cambios de clima dramáticos, y queremos saber si estos cambios ocurren de acuerdo con un plan o si son accidentales. ¿Estamos contribuyendo a estos cambios en la naturaleza (y hay muchos estudios sobre esto), o son tan al azar que no hay nada que podamos calcular aquí?

Aun así, ¿qué clase de accidente podría ser? Estudiamos los procesos que ocurren dentro de la Tierra, y sabemos que vivimos en la cubierta delgada de un volcán en erupción. Por ello, surge una pregunta muy importante: ¿Afectamos o no estos procesos? Si no producimos ningún efecto, entonces “comamos, bebamos y seamos felices porque mañana moriremos”, como dice la gente. Sin embargo, si podemos afectarlos, entonces, ¿cómo hacemos esto?, ¿Lo hacemos con los pensamientos y los deseos o al quemar menos petróleo y gas? Los científicos están buscando respuestas a estas preguntas, porque sospechan acontecimientos venideros desagradables.

La globalidad del mundo, que se nos revela ahora, tiene que hacernos más inteligentes en última instancia. Debemos darnos cuenta de que todo lo que nos rodea es un sistema único, y además que estamos dentro de él. Hay una influencia mutua: Nosotros afectamos el sistema externo, y este nos afecta, nosotros cambiamos a través de su efecto sobre nosotros.
Esto nos lleva a la solución que se deriva de la sabiduría de la Cabalá. ¿Podemos nosotros cambiar el entorno de forma intencionada para que este pueda afectarnos y cambiarnos en dirección a la misma meta, pero por el camino bueno y rápido?

Aquí surge un problema. Tenemos que cambiar un montón de datos que están emplazados en nuestra mente. En primer lugar, debemos entender que existimos dentro de una naturaleza general, universal, global, en la que todas las partes existen en unidad, y que todo este proceso tiene un plan, una tendencia, de acuerdo con la cual nos hemos desarrollado siempre. Realmente, incluso cuando nos fijamos en el proceso evolutivo, vemos que hay un plan de desarrollo determinado en ella. De repente, nos olvidamos de ella porque esta se refiere a nuestro ego, que nos vuelve tontos de pronto. “No existe nada aparte de mi”.

Si primero comenzamos a percibir la imagen de que existe un sistema global, integrado, común con la humanidad en su interior y que tenemos que entrar en equilibrio con él, entonces seremos capaces de preguntar: “¿Qué exige la naturaleza de nosotros en este momento? ¿Que entremos en equilibrio? ¿Qué tipo de presión y qué condiciones usará para hacerlo? ¿Podremos realizarlas por nosotros mismos? “

Realmente comenzamos a entender que la naturaleza no puede hacerlo sola. Podemos llamarla el Creador (Elokim) Quien tiene una mente y sentimientos, o podemos considerar que no tiene sentimientos. De cualquier manera, sigue siendo la naturaleza, esto no hace ninguna diferencia.

Sólo sentimos presión en los niveles inanimado, vegetativo y animado, sólo en el nivel de nuestro cuerpo. Es así porque tenemos que construir el entorno para el ser humano, el nivel “hablante”, por nosotros mismos, para que este pueda cambiarnos con su presión, para que nos dé la forma adecuada. Por eso todos sufrimientos, tales como las guerras, las desgracias, y las epidemias, estarán en los niveles inanimado, vegetativo y animado, en el nivel de nuestro cuerpo animal, en su vida y su existencia.

Esto continuará hasta que me dé cuenta de que toda la naturaleza inanimada, vegetativa y animada es un sistema común, global y que yo debo volverme como ella en mi nivel. Ser global en el sentido humano, significa tratar este sistema como a nosotros mismos, donde todo está interconectado y existe en unidad y armonía.

Entonces, comienza otra etapa. Yo construyo el entorno para que me cambie, para hacerme más global e integrado, conectado con todas las partes de la naturaleza y con todas las personas. Quiero hacer esto puesto que el sufrimiento me obliga a hacerlo. El sufrimiento en el nivel de este mundo nos llevará a que entendamos el hecho de que nuestra naturaleza está totalmente interconectada e integrada, y que nosotros debemos estar conectados con todos sus componentes.

¿Qué nos proporcionará esto? Cuando yo construyo este sistema, básicamente, estoy construyendo un adaptador entre la Luz Superior, el Creador (Elokim), el grado de la naturaleza que está por encima de esta globalidad e integración, por encima de la estructura de Maljut del Infinito y yo. Yo, me vuelvo semejante a la Luz, incluso sin saber de ella (nos referimos a toda la humanidad que no sabe exactamente lo que está haciendo). La Luz influye en mí, realiza este trabajo, nos eleva a todos nosotros al siguiente nivel.

La Luz nos influye y nos introduce en el sistema de leyes superiores en el nivel instintivo, que sustituyen los hábitos y las leyes que tenemos artificialmente decretadas sobre nosotros mismos. Esto se llama “por encima de la razón”. Yo unifico las acciones en mi nivel, y de repente recibo una nueva forma de existencia, una vida espiritual en el nivel instintivo. Me elevo al siguiente grado. Esto se llama “trabajé y hallé”.

De esta manera, elevamos nuestro nivel, nos “modernizamos” a nosotros mismos. A pesar de que hacemos todas las acciones en el nivel corporal, es decir, que tratamos de conectarnos con los demás y los tratamos con amor, la naturaleza nos influye para elevarnos aún más alto. De esta manera nos elevamos con la ayuda del entorno. La naturaleza lo hizo por su cuenta en todos los niveles anteriores, pero ahora tenemos que obligarla a que lo haga, porque de esta manera adquirimos una nueva mente y nuevos sentimientos.

(54614 – De la lección diaria de Cabalá del 9/9/2011, carta de Rabash)

Material relacionado:

Una conexión a través del tiempo
El secreto de la buena comunicación
Un notable viaje hacia lo desconocido

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta