Un permiso de entrada al mundo espiritual

Pregunta: Tengo una sensación desagradable que incluso dentro de cien años que no entenderé los textos del Zóhar. ¿Qué debo hacer?

Respuesta: Así como el hombre quiso “adquirir” este mundo en el pasado, ahora quiere adquirir toda la espiritualidad. Este deseo por sí mismo está muy bien, pero en el momento en el que ocurre tal pensamiento, la persona debe entender que aquí hay una paradoja: yo alcanzo la espiritualidad cuando renuncio a todo.

¿Cómo puedo yo, con mi gran deseo, desear tanto la espiritualidad y al mismo tiempo, renunciar a todo? Esto es imposible, a menos que reciba del  entorno la segunda fuerza la fuerza opuesta a mi deseo de alcanzar la espiritualidad sin ningún tipo de conexión con los demás: “¿Porqué me ocupo de ellos? ¿Quiénes son? ¿Es que en alguna medida existen? ¡Yo sólo tengo que tratar con el Creador! Y en lo que a mí respecta, todos pueden desaparecer. “Así es el hombre, y todo el que es mayor que su amigo tiene un egoísmo mayor.

Sin embargo, a pesar de todo esto, aun así alcanzo total devoción, en la que me someto a todos y quiero solo otorgar, a tal punto que no conseguiré nada de ellos, y yo ni siquiera sabré que estoy otorgando. Es así porque el solo pensamiento del otorgamiento es ya una recompensa. El entorno debe capacitarme para que yo lo haga.

Por un lado, está la fuerza cruel e incontrolable dentro de mí: el deseo de disfrutar, y tanto como me sea posible. Simplemente estoy ardiendo con el deseo de alcanzar la espiritualidad. Por otro lado, a través del grupo, la Luz tiene que influirme con los atributos opuestos. A esto se le llama “Aviut (grosor) del deseo del inferior y la pantalla de Arriba”. Y entonces tendré la vasija (Kli) para la revelación espiritual.

(55884 – De la 2º parte de la lección diaria de Cabalá del 27 de Septiembre del 2011, El Zóhar)

Material Relacionado:

La clave del mundo oculto
Gimnasia para el ascenso espiritual
Como entender el zohar

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta