Una distribución justa: Nada para nadie

Pregunta: Las personas son incapaces de llegar a algún acuerdo acerca de qué es una distribución justa. Cada persona tiene su propia “justicia” ¿Entonces cómo es posible establecerla?

Respuesta: Tienes razón: ¿Cómo es posible entender lo que es una distribución justa cuando una persona necesita una libra de pan al día y otra persona necesita cinco libras? Esto depende de los propios hábitos y de las cualidades innatas. Algunas personas son tan rápidas y listas que pueden ganar en dos horas lo que otra persona gana en una semana.

Una persona tiene capacidades tan asombrosas que obtiene una excelente profesión y gana mucho dinero, mientras que otra persona permanece como un simple trabajador manual. Hacia la dirección que nos volvamos, vemos esas grandes diferencias porque somos diferentes por nuestra naturaleza y es por eso que no es claro qué debe considerarse una distribución justa.

Si pudiéramos “escanear” a una persona y crear un mapa completo y preciso de ella, mostrando qué clase de llenado requiere, podríamos satisfacer entonces a cada persona. ¡Si tuviéramos tal dispositivo y tales capacidades, ¿qué podría ser mejor?! Entonces cada uno estaría seguro de haberse llenado de forma equitativa. Incluso si no están plenamente satisfechos, sino sólo en un 50-80%, aun así todos tendrían el mismo grado de llenado.

Sin embargo, ¡no tenemos esa capacidad! Así resulta que le damos a una persona más que a otra, ¿Pero con base en qué? ¿Por qué él ganó más? Pero tal vez la naturaleza lo creó a él con talento. No vemos o sentimos esta justicia.

Si hablamos de igualdad, entonces nos referimos a condiciones externas iguales para todos ¡Pero eso es incorrecto! Entonces resulta que es imposible establecer la igualdad y la justicia social. La justicia social y la igualdad sólo pueden ser relativas. Pero con el fin de establecer esta proporción, tengo que estar en el final de la corrección en la cual estoy incluido en todos y conozco las preocupaciones de cada alma, experimentándolas como propias.

Entonces seré capaz de ver todas las almas ante mí, a través de todas las épocas y en todos los estados, y de darle a cada una de ellas el llenado en la forma única en que lo necesita en ese momento. Es decir, incluso hace un momento recibiste una cosa, y en el próximo momento, otra, y lo mismo sucede también con todos los demás. Dentro de este sistema, todo cambia constantemente, como en una olla hirviente ¿Entonces es posible llegar aquí a una distribución justa?

¡Pero mira lo que el Creador está haciendo! antes que nada cierra el grifo y dice, “¡Ninguno de ustedes recibirá nada! Si quieren, les daré una pequeña parte a cada uno, sólo lo justo para que vivan, y así no mueran. Y recibirán todo lo demás sólo bajo la condición de comiencen a amarse unos a otros. Es decir, antes que nada deben neutralizar las diferencias que Yo creé en ustedes”.

El amor cubrirá todos los pecados, y entonces no habrá ninguna diferencia entre nosotros. Si yo amo a los otros, entonces no me importa si ellos reciben algo en lugar de mí. Deja que todos sean llenados hasta el infinito, ¡No me siento mal por ello! No estoy revisando cuánto tiene cada persona y no abordo a los otros con una medida egoísta, con envidia y odio.

(53935 – De la 5º parte de la lección diaria de Cabalá del 9/7/11, “La Nación”)

Material relacionado:

La amargura de la desigualdad

El pueblo exige justicia social

¿Como alcanzar la justicia social?

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas: