Una oscura nube sobre el mundo

Hoy en día, sentimos que el mundo está cambiando, pero ¿por qué? Porque el Creador se está revelado. Está acercándose cada vez más, y sentimos los cambios en nuestro mundo. Estos cambios se vuelven en contra de nuestro deseo egoísta, y es por eso que los percibimos como algo oscuro. Por primera vez en nuestras vidas, nos parece que no cabemos en este mundo, en esta vida. No podemos entender qué está pasando.

Por lo general, realizamos este trabajo nosotros mismos, hicimos cambios, en vez de que la vida nos los impusiera. Simplemente vimos que sería mejor de esta manera. Pero hoy todo es al contrario. La vida está cambiando, el mundo está cambiando y nosotros estamos cayendo en la confusión, como si perdiéramos el control de lo que está pasando y dejáramos de entenderlo. De repente, nos encontramos en un nuevo mundo lleno de sorpresas desagradables, más y más cada día.

Nos sentimos absolutamente impotentes, como quien estuvo extraviado o como niños asustados y confundidos que no saben ni entienden nada. Y todo eso se debe a que el atributo de otorgamiento y amor hacia el otro, está acercándose a nosotros y empieza gradualmente a cubrirnos como una nube.

Hasta el momento, esta nube es ligera y transparente, pero desciende sobre nosotros desde Arriba, y nosotros empezamos a perder nuestros sentidos normales en ella: la visión, la conciencia. Ya nada funciona en esta niebla. Poco a poco, aquí y allá, utilizan lo que aun nos queda del pasado. Sin embargo, hay muchas acciones que no podemos realizar debido a que la nube oculta de nosotros la causa y el efecto, y no nos deja entender el curso de acción correcto.

De hecho, esto significa que el Creador está acercándose a nosotros. Y hasta que no comencemos a cambiar en consecuencia, no seremos capaces de ver qué hacer con nuestras vidas a través de esta nube, a través de esta nueva cualidad de otorgamiento y amor, conexión, unidad, globalidad e integralidad.

Ciertamente, podemos tratar de ajustarnos a esta nube. No vamos a ser capaces de alejarla, sólo de ajustarnos de alguna manera a ella. Y entonces, mientras más descienda sobre nosotros, más iguales nos haremos.

Si no, sucederá a la inversa. Esta nos cubrirá con una niebla que nos obligará a ser como ella porque nos sentiremos cada vez más débiles e incapaces de entender, de sentir, de reaccionar y de hacer frente a nuestras vidas.

Podemos esperar hasta que la situación se vuelva absolutamente aterradora, desesperada e incierta y los sufrimientos finalmente nos empujarán hacia la acción. Serán mayores que los esfuerzos que se requieren de nosotros, y entonces correremos a buscar cómo salvarnos de estos sufrimientos, cómo disminuirlos o endulzarlos. O podemos comenzar a buscar la energía y la fuerza, la causa y la motivación, que nos permitan avanzar en contra de nuestra naturaleza y cambia con el fin de ajustarnos a esta nube, por adelantado.

Entonces entenderemos qué está pasando aquí. Nuestras nuevas cualidades nos ayudarán a comprender la naturaleza de esta nube, de acuerdo con la ley de equivalencia de forma, y ​​seremos capaces de acomodarnos a ella. Ya no aparecerá más como una niebla, por el contrario, se volverá la revelación de un nuevo gobierno que es mucho mejor, más fuerte y más deseable que el anterior.

Después de todo, antes fuimos gobernados por el ego, mientras que ahora rige fuerza superior. Según la medida en la que lo entendamos, entramos en la misma área de revelación y comenzamos a existir en ella, a entenderla y a sentirla.

(53809 – De la lección diaria de Cabalá del 2 de Septiembre del 2011, Carta de Rabash)

Material Relacionado:

Una pregunta acerca de cambiarse uno mismo
Antes que el superior nos vuelva su espalda
¡Nadie nos ayudará excepto nosotros mismos!

Duscusión / Compartir Retroalimentación / Haz una pregunta



Entradas Previas:

Próximas Entradas: